Otro País Noticias, 24 Ago (Notimex).- El peso finalizó la jornada cambiaria con una depreciación de 0.19 por ciento o 3.3 centavos y se cotizó en alrededor de 17.72 pesos por dólar, cuyo
debilitamiento ocurrió a la par de los precios del petróleo, que cayeron en anticipación al Huracán Harvey.
Banco Base indicó que se espera que dicho meteoro impacte el estado de Texas, Estados Unidos, el cual ya ha ocasionado el cierre de varias refinerías de modo preventivo.
Precisó que el cierre de refinerías en la región implica que los inventarios de petróleo podrían acumularse en los próximos días, lo que ocasionó que el precio del West Texas
Intermediate (WTI) cerrara en 47.64 dólares por barril, una caída de 1.59 por ciento.
Por otro lado, en México, se publicó la inflación correspondiente a la primera quincena de agosto, la cual se ubicó en una tasa interanual de 6.59 por ciento y una tasa quincenal de
0.31 por ciento, al superar de nuevo las expectativas del mercado.
La entidad financiera detalló que en esta ocasión el alza en la inflación se debió al subíndice subyacente que considera los bienes y servicios de precios menos volátiles y subió a
una tasa quincenal de 0.20 por ciento, el nivel más alto desde la primera quincena de abril.
A su vez, se dieron a conocer las minutas de política monetaria del Banco de México (Banxico) correspondientes a la decisión del 10 de agosto.
En dichas minutas se destaca que los miembros de la Junta de Gobierno ven riesgos para la inflación provenientes del proceso de renegociación del Tratado de Libre comercio de
América del Norte (TLCAN), la normalización monetaria de Estados Unidos y el proceso electoral de 2018.
Por lo cual, un miembro de la junta indicó que existe una probabilidad elevada de que se observen episodios de volatilidad más allá de mediados de 2018. Bajo este escenario,
señaló que las previsiones de inflación para ese año deben considerar un entorno de volatilidad cambiaria.
Además, en las minutas también fue relevante que un miembro de la junta considera riesgoso que los mercados anticipen un recorte a la tasa de referencia a mediados del año
entrante y pone en evidencia la necesidad del banco central de esforzarse por lograr credibilidad en sus objetivos.
El mismo miembro hizo hincapié en que se debe privilegiar la cautela, sin descartar la posibilidad de nuevos aumentos a la tasa de interés.
En ese sentido, al cierre de las operaciones cambiarias, el dólar libre estadunidense se ofertó hasta en 18.07 pesos, una baja marginal de un centavo respecto a la jornada previa, y
se adquirió en un precio mínimo de 16.50 pesos en bancos de la Ciudad de México