*Organizaciones sociales mapearon los 59 municipios que denominaron “amapoleros”, ubicados en Chihuahua, Guerrero, Nayarit, Sinaloa, Oaxaca y Durango, donde entre 2003 y 2019 se registró en promedio una hectárea de amapola destruida por cada 38 hectáreas de cultivos legales sembrados.

Fuente: El Economista

Por Jorge Monroy

Académicos y organizaciones sociales mapearon e identificaron a los 59 municipios que denominaron “amapoleros”, ubicados en Chihuahua, Guerrero, Nayarit, Sinaloa, Oaxaca y Durango, donde entre 2003 y 2019 se registró en promedio una hectárea de amapola destruida por cada 38 hectáreas de cultivos legales sembrados.

El pasado 8 de marzo, durante su conferencia de prensa matutina, el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador declaró que el gobierno de México está estudiando qué hacer con cultivos de amapola que enfrentan la competencia de opioides sintéticos.

“En lo que tiene que ver con la comercialización de la marihuana y la amapola, se ha tomado la decisión de iniciar un análisis de fondo sobre estos cultivos”, indicó el mandatario.

Especialistas del Programa Noria para México en alianza con México Unido contra la Delincuencia (MUCD) y el Centro de Estudios México-Estados Unidos de la Universidad de California, recorrieron durante 15 meses Guerrero, Nayarit, Sinaloa y Durango para producir datos inéditos acerca del cultivo de amapola.

Este miércoles presentaron el apartado “¿Por qué es crucial la amapola para entender la guerra contra las drogas en México? “, donde revelaron los 59 municipios “amapoleros” en México.

“Aunque la gran mayoría de los municipios amapoleros se encuentra integralmente dentro de subprovincias fisiográficas con relieve montañoso, algunos contienen territorios costeros o de muy baja altitud”, indicó el reporte.

Mencionaron que entre 2003 y 2019, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) registró destrucciones de amapola en 835 de los 2,465 municipios del país, y el gobierno de Estados Unidos estima que en 2016 nuestro país tenía 32,000 hectáreas de producción de opio, y 44,100 en 2017.

Indicaron que en cinco municipios se reportan superficies erradicadas que superan las 20,000 hectáreas en 17 años en Sinaloa, Durango, Chihuahua y Guerrero, mientras que en otros estados sólo se registran destrucciones inferiores a una hectárea entre 2003 y 2019.

Cultivos benefician más a intermediario que a campesinos
En el estudio, investigadores como Irene Álvarez, Cecilia Farfán-Méndez y Paul Frissard Martínez, mencionaron que la amapola es una puerta de entrada hacia territorios emblemáticos de la guerra contra las drogas y las vidas de decenas de miles de familias del México rural.

Dijeron que México es uno de los mayores productores mundiales de amapola, y que la goma de opio que se extrae de la flor se transforma en heroína en México y se exporta casi en su totalidad a Estados Unidos y Canadá, donde abarca el 90% del mercado.

Sin embargo, advirtieron que esto no representa un beneficio para los campesinos mexicanos que la cultivan, ni tampoco combate la desigualdad en Chihuahua, Guerrero, Nayarit, Sinaloa, Oaxaca y Durango, porque la mayoría del dinero se queda con los intermediaros, legales e ilegales.

Mencionaron que la amapola lleva más de 70 años cultivandose por parte de campesinos en el llamado “Triángulo Dorado” entre las sierras de Sinaloa y Durango, y casi 40 años en Guerrero. Además de que son más de cuatro generaciones de habitantes que se dedican a la producción de amapola.

Expusieron que la siembra de la amapola es una actividad productiva integrada a la sociedad, ya que los territorios “amapoleros”, entre el 70% y el 95% de la población – hombres, mujeres y niños – trabaja o gana su vida en una actividad que tiene directamente o indirectamente que ver con el cultivo.

En ese sentido, el “¿Por qué es crucial la amapola para entender la guerra contra las drogas en México? “, identificó que los 59 municipios “amapoleros” son:

1. Ocampo (Chihuahua)
2. Chinipas (Chihuahua)
3. Guachochi (Chihuahua)
4. Morelos (Chihuahua)
5. Guadalupe y Calvo (Chihuahua)
6. Hidalgo del Parral (Chihuahua)
7. Choix (Sinaloa)
8. Badiraguato (Sinaloa)
9. Culiacán (Sinaloa)
10. Mocorito (Sinaloa)
11. Sinaloa (Sinaloa)
12. Cosalá (Sinaloa)
13. Concordia (Sinaloa)
14. San Ignacio (Sinaloa)
15. Canelas (Durango)
16. Otáez (Durango)
17. Tamazula (Durango)
18. Topia (Durango)
19. Santiago Papasquiaro (Durango)
20. Tepehuanes (Durango)
21. Durango (Durango)
22. Mezquital (Durango)
23. Pueblo Nuevo (Durango)
24. San Dimas (Durango)
25. Huajicori (Nayarit)
26. Acaponeta (Nayarit)
27. Del Nayar (Nayarit)
28. La Yezca (Nayarit)
29. Compostela (Nayarit)
30. Zirándaro (Guerrero)
31. Ajuchitlán del Progreso (Guerrero)
32. San Miguel Totolapan (Guerrero)
33. Eduardo Neri (Guerrero)
34. General Heliodoro Castillo (Guerrero)
35. Olinalá (Guerrero)
36. Leonardo Bravo (Guerrero)
37. Alcozauca (Guerrero)
38. Atlixtac (Guerrero)
39. Chilapa (Guerrero)
40. Copanatoyac (Guerrero)
41. Quechultenango (Guerrero)
42. Tlacopa (Guerrero)
43. Zapotitlán (Guerrero)
44. Metlatónoc (Guerrero)
45. Ayutla (Guerrero)
46. Chilpancingo (Guerrero)
47. Ayoyac (Guerrero)
48. Coyuca de Beníitez (Guerrero)
49. Petatlán (Guerrero)
50. Técpan (Guerrero)
51. Colcoyán (Guerrero)
52. San Martín Peras (Guerrero)
53. Miahuatlán (Oaxaca)
54. Villa Sola de Vega (Oaxaca)
55. San Carlos Yautepec (Oaxaca)
56. San Juan Lachigalla (Oaxaca)
57. San Pedro Quiatoni (Oaxaca)
58. Santa María Tepantlali (Oaxaca)
59. Santiago Xanica (Oaxaca)
Se abarata la amapola
Indicaron que la crisis del mercado de amapola entre 2017 y 2020, principalmente vinculada con la introducción del fentanilo en el mercado (un opioide sintético mucho más potente y rentable) ha provocado una caída de más del 90% del precio ofrecido por kilo de goma a los campesinos.

Apuntaron que a mediados del 2020 los precios repuntaron, pero a principios de 2021 las estimaciones promedio ofrecido a los campesinos es de 16,000 pesos el kilo a nivel nacional.

En Sinaloa 17,000 pesos por kilo y Guerrero 15,000 pesos el kilo. “Eso sí, las variaciones son altísimas dentro de las mismas regiones: en Guerrero, primer productor nacional, los precios oscilan entre 8,000 pesos, y 21,000 kilo en la Sierra.

“A nivel local, la pandemia no parece haber afectado la producción y el tráfico de drogas. Las actividades relacionadas con la amapola se llevaban a cabo sin percance particular. Eso sí, las consecuencias sociales y económicas para algunas de las zonas más marginadas de México son catastróficas y deben ser atendidas urgentemente”, mencionó el estudio.

El reporte mencionó que el boom de la amapola está asociado con las reformas del Estado mexicano en los 1980 y 1990. “El punto culminante fue la firma del Tratado de libre comercio (TLCAN-1994) que transformó ciertas regiones en potencias agrícolas regionales e internacionales (Sinaloa y Michoacán, por ejemplo), mientras que otras, como Guerrero, se convirtieron cada vez más en proveedoras de mano de obra”, especificó.