*Las especies están catalogadas en peligro de extinción, de acuerdo con la Profepa.

 

Otro País Noticias, Ciudad de México, 15  de agosto de 2018.- Por denuncias en redes sociales, autoridades ambientales aseguraron un local de productos y comida prehispánica, que ofrecía “tacos de tarántula” como parte de su menú gourmet.

El lugar, de nombre “México en tu paladar”, se ubica en el tradicional mercado de San Juan, de la zona centro de la Ciudad de México, muy conocido como un centro de abasto de los más reconocidos chefs en México.

Este local, que anuncia como especialidades platillos preshispánicos preparados, por ejemplo, con escamoles (que son larvas o hueva de hormiga) y chapulines, sorprendió a los clientes el mercado al agregar a su menú los tacos de tarántula a 500 pesos la orden (aproximadamente 26 dólares).

Fotos y videos del excéntrico platico –incluido uno del propio negocio– comenzaron a circular en redes sociales.

El pasado 14 de agosto, las autoridades de la Procuraduría Federal de Protección Ambiental (Profepa) sorprendieron a los propietarios del lugar al realizar una visita sorpresa. Y allí encontraron cuatro tarántulas flameadas y doradas, y listas para servirse.

Los ejemplares son de la especie conocida como “cadera roja” o Brachypelma vagans), enlistada en el Apéndice II de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES, por sus siglas en inglés).

Los propietarios del negocio no pudieron acreditar la procedencia legal de las tarántulas, por lo que las autoridades las incautaron con base en la Ley General de Vida Silvestre.

Los tacos de tarántula incluso fueron recomendación de sitios especializados en comida gourmet, que informó que las especies provenían de un criadero en Veracruz.

Al describir su preparación, explicaban que primero había que meter las tarántulas en el refrigerador durante tres minutos para que murieran, después hervirlas en agua y mezcal de Oaxaca. Posteriormente someterlas a un segundo hervor con verduras silvestres y luego a un tercero con sal de camarón.

Ya hervida, la tarántula se mete al horno. Después se le cepilla la panza para retirar todos sus pelitos o vellos urticantes, los cuales pueden provocar intoxicaciones o alergias.

Cumplido lo anterior, las tarántulas están listas para servirse en un taco con aguacate o sola.