Dos hombres intentaron secuestrar a una joven estudiante de enfermería cuando se disponía a ingresar a las instalaciones  del Metro Tezonco,  en la Alcaldía Tláhuac de la Ciudad de México.

La joven compartió su testimonio en su cuenta de Facebook, donde se identificó como estudiante. Dijo que el 8 de octubre salió de su casa a las 8:20 de la mañana y se dirigía a un campo clínico ubicado en la estación Tezonco.

“Iba corriendo con MI UNIFORME hacia mi clínica porque se me hizo tarde, me detuve en una esquina para poder pasar cuando un carro negro abre sus puertas, 2 tipos se bajan, uno me toma por el cuello con un objeto punzocortante: ‘ya valiste madre pendeja, súbete’, mientras el otro jaloneándome para meterme, en ese momento pasan miles de cosas por tu cabeza”, relató la joven.

La mujer contó que tuvo que vencer el miedo de tener un arma en el cuello para librarse de sus agresores con pataleos y gritos.

Lamentó que pese a que varias personas observaron el intento de secuestro, nadie se acercó a ayudarla.

“La gente solo miraba, solo esperaba a que me subieran, NADIE me ayudó. A la primer que pude zafarme corrí tan rápido sin voltear”, contó la joven.

Posteriormente, refirió que le contó lo sucedido al policía de la estación, quien no hizo nada por buscar a sus agresores

“El cáncer en México es su sociedad, que lejos de avanzar retroceden 500 pasos. En México, nos acostumbramos el dolor, a la muerte, al olor a sangre, a los titulares amarillista y fatalistas de la nota roja; los mismo que se empeñan en recordarnos que hace años estamos podridos y no hemos podido hacer nada por remediarlo”, finalizó en su relato.

Para probara la agresión que sufrió, la estudiante de enfermería compartió dos fotografías donde son visibles marcas en el cuello y brazos que le habrían dejado los captores.