El presidente de Estados Unidos dijo que se decidió asesinar al general Qassem Soleimani porque planeaban destruir la representación diplomática en la zona.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo este jueves que ordenó el asesinato en Irak de Qassem Soleimani, general iraní de alto rango, porque los iraníes estaban intentando destruir la embajada de Estados Unidos en Bagdad.

“Capturamos un monstruo total y lo sacamos”, dijo Trump a periodistas en la Casa Blanca. “Lo hicimos porque buscaban volar nuestra embajada”.

Trump ordenó el ataque del 2 de enero a Soilemani luego de violentas protestas en la embajada de Bagdad, que Estados Unidos asegura fueron instigadas por Irán. Ningún estadounidense resultó herido.

Las justificaciones de Trump para matar a Soleimani han cambiado. Dijo que el general iraní estaba planeando ataques “inminentes” no especificados contra las fuerzas estadounidenses. También culpó a la historia de Soleimani de ayudar a fomentar los disturbios en Medio Oriente y proporcionar armas a la milicia iraquí que se utilizaron para matar a las tropas estadounidenses en la Guerra de Irak.

No ha acusado previamente a los iraníes de intentar destruir la embajada de Bagdad. Posteriormente, cuando se le pidió que explicara a qué se refería, indicó que se refería a las protestas, durante las cuales se iniciaron incendios en los terrenos de la embajada.

“Creo que era obvio, si nos fijamos en las protestas”, dijo el presidente de EU. “Esa fue una trama totalmente organizada, y ya sabes quién la organizó: ese hombre, en este momento, ya no existe. Tenía más que esa embajada en particular en mente”.