*El gobierno ha expulsado al menos a 8.000 niños no acompañados desde marzo.

México, 19 noviembre 2010.-Un juez federal ordenó el miércoles al gobierno de Donald Trump que deje de expulsar a niños que cruzan a solas la frontera desde México, lo que pone freno a una medida que ha provocado la deportación de miles de menores durante la pandemia de coronavirus.

El juez federal Emmet Sullivan emitió un recurso preliminar solicitado por grupos que demandaron en nombre de los niños a los que el gobierno quiso expulsar antes de que pudieran solicitar asilo u otras protecciones bajo la ley federal.

El gobierno ha expulsado al menos a 8.000 niños no acompañados desde marzo, cuando emitió una declaración de emergencia en la que citó la pandemia como motivo para impedir la permanencia de la mayoría de las personas que cruzaban la frontera.

Agentes fronterizos obligaron a muchas personas a regresar inmediatamente a México y detuvieron a otras en centros de detención u hoteles, a veces durante días o semanas. Mientras tanto, las instalaciones del gobierno destinadas a alojar niños mientras se les busca una familia de acogida tienen miles de camas sin ocupar.

La orden de Sullivan impide la expulsión solamente de niños que cruzan la frontera sin estar acompañados por uno de sus padres. El gobierno ha expulsado a más de 147.000 personas desde marzo, tanto adultos como niños con sus padres.

“Esta medida enviaba a miles de niños de regreso al peligro sin una audiencia”, dijo Lee Gelernt, abogado de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU por sus siglas en inglés). “Como tantas otras medidas del gobierno de Trump, era gratuitamente cruel e ilegal”.

El Departamento de Justicia no dijo de inmediato si apelaría. Ha apelado la resolución de otro juez federal que prohíbe detener a niños en hoteles.

Joe Biden, quien obtuvo la mayoría de los votos en la última elección, no ha dicho directamente si en caso de ser confirmado seguirá tratando de expulsar inmigrantes por razones de salud pública. Se prevé que Biden anulará varias medidas de Trump que limitan el asilo como parte de una reforma más amplia de la inmigración.

El gobierno de Trump ha argumentado en los tribunales que debe expulsar a los niños que han cruzado recientemente la frontera —con o sin autorización— para impedir el contagio de agentes fronterizos y de inmigrantes detenidos. El doctor Robert Redfield, director de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés), emitió la declaración de emergencia y el Departamento de Justicia citó el criterio del “principal funcionario de salud pública de la nación” al exhortar a Sullivan a no detener la expulsión de los niños.

The Associated Press informó el 3 de octubre que altos funcionarios de CDC se opusieron a la declaración porque carecía de fundamentos en materia de salud pública, pero el vicepresidente Mike Pence ordenó a Redfield que la emitiera.