*Las víctimas son Nellely “N”, de 28 años, y sus hijas de 6 y 4 años, quienes recibieron el ataque durante los enfrentamientos en Nuevo Laredo

De la redacción

Otro País Noticias, Una mujer y sus dos hijas, de 3 y 5 años, murieron durante el enfrentamiento a balazos entre sicarios y marinos en Nuevo Laredo, Tamaulipas. Pero el comunicado oficial las omitió.

Las víctimas son Nellely “N”, de 28 años, y sus hijas de 6 y 4 años. Efraín “N”, de 25 años, esposo de la mujer y padre de las menores resultó lesionado.

De acuerdo con el diario El Mañana de Nuevo Laredo, la familia recibió el ataque a balazos desde el helicóptero de la Marina, que habría disparado mientras circulaban por la carretera a Piedras Negras, Coahuila y se dirigían a su hogar en la colonia El Nuevo Progreso. Algunas versiones señalan que desde el helicóptero se habrían lanzado incluso granadas de fragmentación.

Los hechos ocurrieron alrededor de las 02:20 horas de la mañana del domingo en Tamaulipas, uno de los estados más violentos de México y escenario de habituales choques entre las fuerzas de seguridad y el crimen organizado, y entre cárteles que se disputan la plaza.

La Secretaría de Marina informó sobre el enfrentamiento con sicarios sin mencionar el ataque a la familia. Únicamente dijo que en las emboscadas murieron un marino y 13 más resultaron heridos.

El País, diario español con corresponsales en México, detalla que “las menores viajaban con sus padres en una camioneta por la carretera que comunica el aeropuerto con la ciudad de Piedras Negras, en Coahuila. La camioneta quedó en medio de la balacera y el plomo alcanzó a las dos niñas y a su madre. Las tres murieron. Otra menor, esta de 12 años, prima de las anteriores, resultó herida, igual que el padre”.

Destaca además que la madre de la prima de las niñas fallecidas ha denunciado que el helicóptero de la Marina disparó sobre la camioneta en que iban sus familiares: “Comenzó el helicóptero a aventar granadas. La primera no les hizo nada, pero siguieron aventándoles desde arriba y empezaron a balacearlos”.

Según su versión, desde el helicóptero les habrían confundido con sicarios. Detenido el carro, los marinos se acercaron y se dieron cuenta de que se trataba de una familia.