*Surgió como una alternativa para reactivar la economía local porque permite que el dinero se quede en las comunidades y la gente tenga para comprar.

De la redacción

Otro País Noticias, México, 26 julio de 2018.- La moneda alternativa “Túmin” tuvo su origen en Veracruz, pero ahora se usa en 20 estados del país y en algunos establecimientos del extranjero como Argentina, Colombia, Bolivia, Italia, Inglaterra y China.

De acuerdo con información publicada por los portales Plumas Libres y Sin Embargo, la moneda alternativa fue creada en 2010 por profesores y alumnos de la Universidad Veracruzana Intercultural, y se lanzó en el municipio de El Espinal, Veracruz, que se encuentra en una región conocida como Totonacapan.

El “Túmin” surgió como una alternativa para reactivar la economía local a través del trueque. A la fecha sigue funcionando y ahora se usa en diversas regiones de México y de otros países, confirmaron los organizadores de este proyecto comunitario.

De acuerdo con Juan Carlos Soto, uno de los iniciadores y promotores del “Túmin”, palabra que en totonaca significa dinero, se trata de uno de los proyectos comunitarios de mayor impacto en la entidad.

Han sido ocho años, y actualmente son 1,700 socios pertenecientes a las entidades de Veracruz, Puebla, San Luis Potosí, Oaxaca, Tabasco, Chiapas, Tabasco, Quintana Roo, Michoacán, Guerrero, Baja California, México, Tamaulipas, entre otras.

Aunque el proyecto del mercado alternativo nació en Veracruz, ya traspasó las fronteras para emplearse en en países como Argentina, Colombia, Bolivia, Italia, Inglaterra y China.

Funcionamiento del “Túmin”

El “Túmin” es un papel moneda de cinco por ocho centímetros y tiene denominaciones de 1, 5, 10 y 20. Su primera emisión data de agosto de 2010. El promotor Álvaro López Lobato señala que ésta es una moneda social que busca incorporar a los habitantes de las comunidades a un sistema intersolidario en el que aprovechan la riqueza de sus productos cultivados o elaborados.

Aunque no es convertible, un “Túmin” equivale a un peso mexicano. Cuando una persona quiere formar parte de este sistema alternativo tiene que acercarse con algún miembro del Comité y ser proconsumidor, es decir, un cliente que también ofrezca un producto o servicio.

Una vez que el usuario se registra, recibe de 100 a 500 unidades de “Túmin”, junto con un recibo que da fe de la entrega.

Así, una persona puede completar hasta el 20 por ciento del costo de un bien con el “Túmin”, mientras el resto se paga con pesos mexicanos.

Esto permite, afirman sus promotores, que el dinero se quede en la comunidad y la gente permanentemente tenga dinero para comprar.

A la fecha, negocios de alimentos preparados, carnicerías, estéticas, fruterías y verdulerías, cafés Internet, servicios médicos, farmacias, panaderías, tortillerías y hotel, aceptan esta moneda. Además, los usuarios del “Túmin” cuentan con un directorio de gente y negocios que la recibe.

 

La postura del gobierno

La popularidad de la moneda aumentó rápidamente al probarse efectiva en el pueblo de El Espinal. Sin embargo, no todos se mostraron a favor de su adopción. En 2011, el Banco de México presentó una denuncia ante la Procuraduría General de la República (PGR) por violación del Artículo 28 de la Constitución, el cual garantiza la acuñación de moneda y emisión de billetes exclusivamente al Estado.

Los creadores del “Túmin” fueron citados a declarar. Pero “mostramos que no es un fraude y la PGR desde entonces no nos ha interrogado de nada como ocurriera en 2010″, refirió Juan Carlos Soto.

Además, el artículo segundo de la Constitución garantiza que las comunidades tienen derecho a decidir de manera autónoma su organización económica. A la par, el “Túmin” no es la primera moneda alternativa del país, pues existen al menos otras seis.

Hata la fecha la moneda comunitaria ha tenido diversas ediciones y la más reciente es con imágenes de la región de Totonacapan.