*Escrito por el periodista Jon Lee Anderson, el texto asegura que la corrupción de la clase política impulsó la figura del candidato que le habla a los pobres.

De la redacción

Otro País Noticias, Ciudad de México, 19 de junio de 2018.- Entre amenazas de Donald Trump y años de corrupción en la política mexicana, el panorama parece puesto para que un hombre como Andrés Manuel López Obrador, candidato presidencial de Juntos Haremos Historia, tome el control del país, según un artículo de Jon Lee Anderson publicado en el New Yorker.

Titulado “Una nueva revolución en México”, el artículo hace un recuento del largo camino que recorrió AMLO hasta convertirse en el candidato más popular entre los pobres del país y los electores que buscan un cambio.

Según Anderson, la historia política de México le ha puesto a López Obrador la presidencia en bandeja de plata: un candidato con un discurso anticorrupción apela a las masas que han sufrido los desvíos de dinero por parte de funcionarios públicos por décadas.

Además de sus promesas de claridad y transparencia, al candidato de Morena le favorece su austeridad, según Anderson.

Cuando era jefe de gobierno de la Ciudad de México manejaba un Nissan y redujo su propio salario. No se ha cansado de decir que va a vender el avión presidencial y vuela en clase turista a cada uno de sus mítines.

Otro aspecto que favorece a López Obrador, dice Anderson, es la elección del presidente estadunidense Donald Trump. El candidato de Morena no sólo se ha diferenciado de Enrique Peña Nieto con sus actitudes más serias y defensivas respecto de Trump, sino que una intensificada identidad nacional ha jugado a favor de un candidato cuyo diálogo suele dirigirse a las masas en desventaja.

En el artículo, Anderson relata el camino y las tribulaciones de López Obrador rumbo a su tercera contienda electoral, desde sus inicios como funcionario en el PRI hasta las acusaciones de fraude contra Felipe Calderón en las elecciones del 2006.

“No sabemos qué esperar”

En una entrevista incluida en el artículo, Roberta Jacobson, ex embajadora de Estados Unidos en México, habló sobre López Obrador y contó haberlo visitado en su residencia capitalina, una casa modesta en Tlalpan.

Jacobson dijo que el candidato se presentó “amigable y seguro de sí mismo”, pero que no contestó muchas de sus preguntas.

“No sabemos qué esperar de él”, dijo la ex embajadora a Anderson.

Jacobson resaltó que, como Trump, López Obrador siempre se ha posicionado como un ‘outsider’ de las contiendas electorales, viéndolas desde afuera más que de adentro. Recuerda que el candidato morenista se decepcionó cuando ganó Trump: “Los mexicanos jamás seleccionarán a alguien que no sea un político”.

El artículo de Anderson también presenta una entrevista con Enrique Krauze, quien dibuja a López Obrador como una persona que toca la sensibilidad de la gente.

“Toca directamente las sensibilidades religiosas de la gente. Lo están viendo como un hombre que va a salvar a México de todos sus males. Todavía más importante, él también lo cree”, le dijo el historiador a Anderson.

 

Lea el texto completo en inglés aquí: https://www.newyorker.com/magazine/2018/06/25/a-new-revolution-in-mexico