El secretario de Hacienda, Arturo Herrera, así como las instituciones financieras y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores anunciaron nuevas medidas para apoyar a las personas y empresas en sus préstamos.

El Financiero

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), en conjunto con las autoridades financieras y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), lanzaron un nuevo paquete de medidas para apoyar a las personas y empresas en la reestructuración de créditos, con menores tasas de interés o extensión de plazos de pago, incluso quitas, a fin de mitigar los efectos económicos por el COVID-19.

Al anunciar el paquete de medidas, Arturo Herrera, titular de la SHCP, y el presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), Juan Pablo Graf Noriega, coincidieron en que el alargamiento de la pandemia obligó a tomar nuevas acciones que ayuden tanto a las empresas o personas que ya habían sido reestructurados, como a nuevos interesados en este tipo de esquema.

“Esto con el objetivo de aminorar sus compromisos crediticios y proteger su patrimonio, al disminuir las mensualidades a pagar mediante reducciones de tasas de interés o extensiones de los plazos”, señala Hacienda en un comunicado.

La dependencia explicó que para que las instituciones financieras ajusten los esquemas de pago a la nueva realidad de las economías de los acreditados y sus familias, invariablemente deberá disminuir el pago que se venía realizando, al menos en un 25 por ciento, lo que implicará que se amplíe el plazo remanente hasta en un 50 por ciento del plazo original, así como disminuir la tasa de interés y hacer quitas de capital.

Para esto, las autoridades financieras, a través de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), decidieron implementar cuatro nuevas acciones:

1. Computar un monto menor de reservas específicas cuando se pacte una reestructura con el cliente.

2. Reconocimiento de las reservas específicas que se liberen por la reestructura de un crédito como reservas adicionales.

3. Podrán reconocer un mayor capital regulatorio al considerar las reservas adicionales como parte del capital complementario.