*La situación que enfrenta Michoacán con la CNTE puede extenderse a otras entidades del país, donde los gobiernos locales enfrentan adeudos por negociaciones con el magisterio.

Otro País Noticias, México, 10 de febrero.- Prestaciones resultado de negociaciones con el sindicato magisterial ahogan financieramente a casi todos los estados del país.

La deuda en entidades como Baja California, Baja California Sur, Campeche, Chihuahua, Chiapas, Colima, Durango, Guerrero, Hidalgo, Michoacán, Nayarit, Sinaloa, Tamaulipas, Veracruz y Zacatecas asciende a 17,500 millones de pesos, de acuerdo con una revisión realizada por diario Reforma.

“Hay versiones de que hay otros estados con la misma situación que Michoacán”, dijo al periódico Héctor Garza, titular de la Unidad Administrativa y de Finanzas de la Secretaría de Educación Pública.

La negociación sindical con las entidades, aunado al pago incompleto de las aportaciones al ISSSTE y FOVISSSTE, la creación unilateral de plazas sin respaldo presupuestario y el pago de comisionados sindicales dificulta el cierre fiscal anual de los estados desde 2014.

“No es insuficiencia presupuestal, es una mala asignación presupuestal, pero de origen”, dijo Garza. “Toda la vida se había hecho así para que la Federación lo solventara, en un juego pernicioso de dame, dame, dame, te doy, te doy, te doy”.

Antes de ese año, los estados utilizaban el Fondo de Aportaciones para la Educación Básica y Normal (FAEB), que era transferido por la Federación a las entidades, para pagar estas prestaciones y las plazas acordadas con las secciones sindicales estatales.

Sin embargo, con la creación del Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y Gasto Operativo (FONE) y la centralización de la nómina magisterial, las entidades se quedaron sin ese recurso para saldar sus deudas.

Con la reforma educativa de 2013, el FAEB fue sustituido por el FONE, el cual es administrado directamente por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y, junto con la creación del Sistema de Administración de la Nómina Educativa Federalizada (SANE), se gestionan los pagos de las nóminas de 31 entidades federativas, sólo se excluye a la Ciudad de México.

Así, actualmente la Secretaría de Educación Pública paga la nómina por cuenta y orden de los estados, en su calidad de patrones; el 90 por ciento de las plazas se transfiere a cuentas bancarias de los trabajadores, sin la necesidad de pasar por los gobiernos estatales.

En noviembre de 2018, el entonces Secretario de Educación Pública, Otto Granados, acusó a gobernadores de retener el ISR de la nómina magisterial y quedárselo.

“Hay muchos estados que se despacharon con la cuchara grande en el manejo de la nómina magisterial y varios de ellos hoy están sufriendo las consecuencias de su irresponsabilidad, descuido y justamente por eso tienen ahora los niveles de déficit presupuestal con los que está siendo muy complicado lidiar”, dijo en su momento el ex funcionario federal en una reunión con secretarios estatales.

Tan sólo en 2014, las 32 entidades del País regresaron al Servicio de Administración Tributaria (SAT) 36 mil millones de pesos, que en años anteriores no se recaudaban.

Especialistas en educación explican que los gobernadores han heredado el pago de prestaciones indebidas que los maestros exigen cada año y que muchas de ellas no fueron reconocidas por el Gobierno federal al centralizar la nómina.

“Los remanentes del FAEB se utilizaron para pagar una serie de compromisos locales y, una vez que la nómina se centraliza, no hay recursos porque no se han previsto”, explicó el subdirector de la Universidad Pedagógica Nacional Unidad Zacatecas, Víctor Manuel Fernández.

“Va a ser un problema nacional, va a ser una bronca enorme de alcance nacional, porque en muchos estados la circunstancia está igual: se pagaban las plazas y los compromisos con el magisterio estatal con los recursos del FAEB, pero, al concentrar la nómina el gobierno de Peña Nieto, y en el plano local muchos gobiernos o muchas entidades no tienen los recursos”, añade.

Los expertos afirman que el mal gasto de la nómina magisterial fue un problema que llevaba mucho tiempo hasta la reforma educativa en 2013.

“Eso lo llevan haciendo desde hace muchísimo, los estados están casi en quiebra por el mal uso de los recursos. Para negociar con los sindicatos a nivel local, los estados fueron agarrando compromisos y regalando plazas”, indica Jennifer O’Donoghue, directora de la organización ciudadana Mexicanos Primero.

Marco Fernández, especialista de México Evalúa y del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, llama a las autoridades a resolver el problema, no sólo en Michoacán, sino en el resto de los estados con una reingeniería de la nómina magisterial.

“Esto de cómo se resuelve lo de la Coordinadora en Michoacán es fundamental, porque esto va más allá de la Coordinadora, que no solamente son los estados dominados por la Coordinadora, sino que todos enfrentan este problema.

“En unos el problema es más grande por haber tenido gobernadores más irresponsables”, dice el experto en temas educativos. (Redacción con información de Reforma)