¿Hasta cuándo nuestro México podrá salir de tanta ignorancia?

 

Las fiestas Mexicanas son parte del folclore y la cultura de México, siempre son orgullo Nacional y asombro Internacional, sus días están llenos de colores sabores y música, cada fiesta representa un hecho histórico, una tradición, un tema religioso o un acontecimiento importante. La gente se llena de entusiasmo, el mexicano desahoga sus penas, olvida sus problemas, y desea ser feliz. En la mayoría de las familias se han arraigado estas fiestas y generación tras generación se siguen festejando. Los mexicanos se esfuerzan por tener dinero para invertirlo en festejar, trabajan mucho para ello y para sobrevivir, no son el estereotipo que permanecen sentados junto a un cactus durmiendo, sino todo lo contrario es muy trabajador, tal vez su prioridad no sea  la riqueza, sino la alegría de vivir, trabaja para subsistir, para celebrar, sin embargo hay una tristeza profunda el mexicano es explotado y es esclavo de su trabajo. 

El mexicano es sumamente sociable, siente orgullo de sus antepasados aunque ignore la historia de México, si vive en el extranjero existe una gran melancolía al escuchar música mexicana o pensar en la comida  que tanto extraña. El mexicano es macho, desafortunadamente, porque si no lo fuera la relación con las mujeres y sus hijos llevarían a engrandecer a México y a él mismo. 

El mexicano es solidario, amistoso, empático, alegre, grosero. 

El trauma más notorio es el  de la discriminación, discriminación que le hacen los gringos principalmente y la que más le duele, la discriminación de la misma raza, de otro mexicano.

Las fiestas mexicanas también tienen su lado oscuro, están empapadas de ideología y  han lavado el cerebro desde hace mucho a sus habitantes, esto es para darle continuidad a un proyecto que bien es utilizado para controlar a las masas. El mexicano ha caído en este control y algunas tradiciones pueden ser auténticas pero también las hay de control, la misma cultura da pie para que penetren en la mente y bueno a él le gustan. 

Hay muchas cosas en relación a estas fiestas mexicanas es muy importante mencionar que cada época ha vivido acontecimientos históricos diferentes, la sociedad cambia, no es lo mismo la generación de los 60´s 80´s a la de ahora, pero estas fiestas permanecen  vigentes a través de los años. 

Y en el otro lado de la moneda; los desmanes que ocasionan estas festividades llegan a ser destructivos, agresivos y violentos, lo vemos justo este día de la Independencia, van desde las más “ingenuas” como echarte confeti o harina en la cabeza y boca hasta las conductas más delicadas de personas que ingieren sustancia toxicas, alcohol, la música sonando al ritmo del Reguetón, música que va formando prematura y equivocadamente a niños en el sexo incluso antes de llegar a la adolescencia y mostrarles que deben aceptar el abuso, la violación, como parte de su cultura. Se educa para la violencia, para atentar contra las mujeres, los niños, los animales, los hombres, mientras tanto otra parte de la población muestra una gran preocupación al notar el ascenso de estas conductas delictivas y equivocadas, al ver a estas nuevas generaciones cometer uno tras otro errores, los vicios se apoderan del mexicano, se emborrachan, ocurren accidentes, niños quemados por la pirotecnia, el cielo centellea, los animalitos buscan refugio por que no ven lo que sucede pero sienten miedo de lo que escuchan, y realmente tenemos algo que celebrar si nuestro pueblo sigue sumergido en la ignorancia. La educación y la cultura son la base principal para progresar y no aparece por ningún lugar, ¿hasta cuándo nuestro México podrá salir de tanta ignorancia hasta cuándo?  Y una vez más al final de la noche lanzaremos nuevamente el gran grito de ¡VIVA MÉXICO!