*Dentro de la Feria del Libro del Zócalo, se reflexionó acerca de tales ámbitos literarios

Por Iván Santiago Marcelo

El miedo está en aquello que no terminamos de comprender y en la incertidumbre, por lo que cuando en la literatura de terror se dan explicaciones innecesarias, se acaba con ese suspenso, expresó el escritor mexicano Alberto Chimal (Toluca, México, 1970).

“Lo inquietante, lo terrible y lo misterioso, siempre está al fin de cuentas en la sombra, un poquito más allá de lo que podemos comprender, y si de pronto resulta que ese monstruo da unos pasitos y llega a la zona iluminada, a lo mejor es solo una botarga y ya no nos asusta”, dijo durante la tertulia “Literatura fantástica, ciencia ficción y horror”.

En el Foro “Libertad” de la Feria Internacional del Libro del Zócalo, el escritor dijo que cuando las personas se empeñan en explicar todo, incluso en el mundo de la imaginación, se pierde el filo y el poder.

Por otra parte, el narrador y dramaturgo explicó que, de acuerdo a los contextos sociales actuales, siempre se pueden crear monstruos, o nuevos emblemas para nuestros miedos y preocupaciones; “esa misma idea del monstruo es inagotable, nos hacen creer que deben ser vampiros o zombies, solo para seguir explotando una determinada propiedad intelectual perteneciente a una empresa, pero no debe ser así”, dijo.

Por su parte, Erick Yáñez, quien dirige una serie de ficción sonora que busca transmitir al público la sensación de ir al cine y ver una película de terror, afirmó que el terror solo puede ser efectivo si hay una buena atmósfera: “el mostrar todo y no dejar nada a la imaginación, no abona a que sea una buena historia”.

“El horror sigue vigente y seguirá estando así en tanto podamos esconder las ansiedades atrás de la fantasía o metaforizarlas para que sean una válvula de escape de tantas cosas reales que nos aterran de la sociedad y el mundo en que vivimos”, apuntó.