*El presidente aclaró que el general Eduardo León Trauwitz es uno más de una lista de personas que indagan las autoridades.

Otro País Noticias, México, 8 de enero.- El presidente Andrés Manuel López Obrador confirmó que un general brigadier del Ejército mexicano está bajo investigación por el robo de combustible en Pemex.

Su nombre es Eduardo León Trauwitz, es general brigadier del Ejército mexicano y durante el pasado gobierno de Enrique Peña Nieto estuvo a cargo de la seguridad de los ductos de distribución de combustible en Petróleos Mexicanos (Pemex).

Hoy está bajo investigación de las autoridades federales por el robo de combustible y la red de complicidad que presuntamente operó desde Pemex, confirmó el presidente Andrés Manuel López Obrador, durante su conferencia de prensa matutina.

“Está en una lista de personas que se investigan con relación a esto, sin que haya todavía nada definitivo”, dijo López Obrador respecto del general vinculado con Peña Nieto desde que este fue gobernador del Estado de México.

Cuestionado sobre el tema, el presidente dijo: “Pues sí, existe el general, estaba a cargo de la seguridad, y lo que se está haciendo ahora es una investigación a fondo, conjunta con todas las dependencias”.

Aclaró, sin embargo, que su nombre es uno más de una lista de personas bajo invstigación. “Se está investigando a todos los que tienen que ver o tuvieron que ver con
estas actividades”, dijo López Obrador, refiriéndose a la distribución de combustible y la seguridad de Pemex.

El general León Trauwitz fue en su momento jefe de escoltas de Peña Nieto durante su gobierno en el Estado de México. Al convertirse en presidente, en 2012, lo nombró responsable de la seguridad de los ductos en Pemex con 2.500 elementos del Ejército y la Marina a su cargo para combatir la “ordeña” de gasolinas y diésel.

Por los resultados que ha dado a conocer el nuevo gobierno federal, el general fracasó en su encomienda, pues el robo de combustible signifió pérdidas de 66.300 millones de pesos para Pemex.

En su conferencia de prensa matutina, López Obrador afirmó que gracias a la operación conjunta para abatir el robo de combustible, la cifra de pipas robadas cayó 77.6% al pasar de un promedio de 787 al día a 177, lo que representa un ahorro de 2.500 millones de pesos.

“Antes del plan, en promedio eran 787 pipas diarias (robadas), con el plan se ha bajado a 177 pipas diarias. Es decir, 610 pipas menos al día. En total se han robado, desde que iniciamos el plan, 8.540 pipas menos”, afirmó este martes el mandatario.

Para proyectar una dimensión del número de pipas que han dejado de robarse, dijo que si las colocaran una tras otra formarían una fila de 80 kilómetros.

Como parte de la estrategia para combatir el robo de hidrocarburos, el gobierno federal ha cerrado las válvulas de los ductos de distribución en las zonas de más alta incidencia y recurrido al transporte en pipas escoltadas por elementos del Ejército y la Marina, lo que ha generado retrasos en la distribución en distintos estados.

López Obrdor admitió que la estrategia ha generado molestias en algunos lugares, “pero no ha sido en vano”.

Respecto del operativo de seguridad, dijo que el lunes, en la refinería de Salamanca, fue localizada una instalación clandestina que conectaban los tanques con un deposito fuera del sitio meiante una manguera de 3 kilómetros.

El presidente también destacó que los precios internacionales del petróleo están beneficiando los costos nacionales, toda vez que el país compra en el extranjero 600.000 de los 800.000 barriles de gasolina que consume al día.

Dijo que su gobierno analiza “si ese ahorro se traslada al consumidor”, siempre que los consecionarios no abusen en los márgenes de utilidad. (Redacción)