*Con 67.7% de la votación a favor y sin la participación opositora, el presidente de Venezuela se asegura un segundo mandato para el periodo 2019-2025.


Otro País Noticias, Caracas, 20 de mayo (Notimex).- El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, fue declarado hoy ganador de un contoversial proceso electoral, de acuerdo con los primeros datos del Consejo Nacional Electoral (CNE), que le dieron 67.7 por ciento de los votos frente 21 por ciento de su más cercano oponente, Henri Falcón.

La presidenta del CNE, Tibisay Lucena, informó que Maduro ganó la contienda con 5.8 millones de votos, contra 1.8 millones que obtuvo Falcón, quien en declaraciones previas anunció que desconoce los resultados por un conjunto de irregularidades denunciadas durante la jornada.

Las elecciones se realizaron con el boicot de la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y con la advertencia de que sus resultados no serían reconocidos por varios gobiernos de países de América y Europa.

Tras la publicación de los resultados, Maduro exigió respeto para los resultados de las elecciones y afirmó que invitará a dialogar a quienes votaron por la oposición y a quienes no votaron “por cualquier razón”.

Lucena dijo que los resultados fueron dados a conocer con 92.6 por ciento de la transmisión de los resultados, con una participación de 48 por ciento de un padrón electoral de 20.5 millones de electores.

Luego del proceso, Lucena dijo que en el proceso no hubo un solo incidente que lamentar, pero recalcó que el pueblo venezolano se pronunció “y les pedimos a todos nacional e internacional que respeten los resultados electorales”.

“El pueblo habló. Respeten los resultados, que se decidió en paz”, dijo.

Falcón anunció que desconoce los resultados por las irregularidades registradas, y reclamó una nueva elección en octubre, sin compra de votos y con garantías verdaderas.

“Es una obligación denunciar el acuerdo firmado sobre garantías electorales como incumplido por lo que no reconocemos este proceso como cierto, como realizado. No hubo elección y hay que hacer unas nuevas elecciones en Venezuela”, dijo en una rueda de prensa.

Maduro defiende legalidad de los comicios

Maduro, por su parte, dijo hoy que su triunfo electoral, que le aseguró un segundo el mandato para el período 2019-2025, es “legítimo y legal”, a pesar de las irregularidades denunciadas y la ausencia de gran parte de la oposición, que los calificó de fraudulentos.

Maduro celebró su reelección en una concentración en el presidencial Palacio de Miraflores, y aseguró que nunca antes un presidente había sido elegido con 68 por ciento de los votos, lo que calificó de un récord.

“Nosotros estamos obteniendo un récord histórico, nunca antes un candidato presidencial había ganado el 68 por ciento de la votación popular y nunca antes le había sacado 47 por ciento por el pecho al segundo candidato. Knockout”, dijo.

El CNE dijo que Maduro obtuvo 5.8 millones de votos, Falcón 1.8 millones, el expastor evangélico Javier Bertucci poco más de 925 mil, y en cuarto sitio ubicó al disidente del chavismo Reinaldo Quijada con menos de 35 mil.

En los comicios hubo un elevado nivel de abstención, que según los datos del CNE alcanzaron el 52 por ciento, y se realizaron con la ausencia de gran parte de la oposición, que llamó a boicotearlos.

Pese a la abstención y las denuncias de Falcón sobre la instalación de los llamados “puntos rojos” del oficialismo a unos metros de los centros de votación para controlar los votos y ofrecer pagos en metálico, Maduro dijo que los comicios fuero impecables.

“Fue una elección impecable que nadie podrán marcharla. Quiero que hable los observadores internacionales, que digan la verdad de lo que vieron”, dijo, y agregó que el chavismo es una fuerza real que merece reconocimiento y respeto, pues ha escrito una “historia grande”.

“Ha triunfado la democracia, la paz, la constitucionalidad. Estas fueron unas elecciones legítimas, legales, acompañadas por el único que puede decidir sobre el futuro de la patria, el pueblo venezolano”, aseveró.

Agregó que su gobierno ha hecho “mucho” para resolver los problemas de un país “asediado por el imperio”.

“Al imperio le pido: bájale dos (que se modere). Entiende que nosotros somos garantía de estabilidad política en la región sudamericana y caribeña, y la fuerza chavista es garantía de estabilidad política en Venezuela. Desestabilizar a Venezuela es un crimen, un pecado. Ya basta de amenazas”, dijo.

Agregó que está dispuesto a conversar con Estados Unidos. “Cuando quieran y donde quieran, yo quiero”, afirmó.