*Docentes llegan entre 10 y 20 minutos después de la hora pactada, lo que a su vez afecta los horarios de las otras materias. Es un verdadero desorden.

Foto: Cuartoscuro

Por Karina Álvarez

Periodistas Unidos. Ciudad de México. 21 de septiembre de 2020.- Parece broma, pero es una terrible realidad: Decenas de maestros llegan tarde a sus clases por línea y otros de plano no han dado ni una.

Desde que inició este ciclo escolar 2020-2021, en medio de la pandemia por Covid-19, hay decenas de escuelas -si no es que cientos- en las cuales las autoridades decidieron que no usarán las clases por televisión, pues les parecen arcaicas y poco incluyentes, por lo que decidieron seguir su dinámica por internet, pero resulta que no se están desarrollando en su totalidad.

Por ejemplo, en la escuela secundaria pública “Cerro de las Campanas”, ubicada en Querétaro, los alumnos tienen cuatro materias al día, de las cuales desde que inició el ciclo escolar, sólo han podido tomar dos, tienen maestros que ni siquiera se han presentado ante los estudiantes, pero sí les mandan las tareas.

Otros docentes llegan entre 10 y 20 minutos después de la hora pactada, lo que a su vez afecta los horarios de las otras materias. Es un verdadero desorden.

La preocupación de los alumnos viene a la hora de hacer tareas y exámenes de esas asignaturas; desconocen el plan de estudios y no hay quién les aclare sus dudas. Temen reprobar.

La respuesta que los directores de las escuelas dan a los padres es que aún están en ajustes de horarios, pero mientras, los estudiantes deben enfrentarse a contestar cosas que no han visto.

Lo más lamentable es que la Secretaría de Educación Pública (SEP) concidera que ya cumplió con todos los estudiantes en llevarles educación pese a la pandemia, pero yo le llamo tapar el sol con un dedo.

Es evidente que no existe una supervisión de la SEP ni un seguimiento de la situación que atraviesan los alumnos del país.

Nadie ha dado un verdadero reporte de las carencias y dificultades que enfrentan maestros y educandos; lo peor es que tal vez las autoridades de la SEP viven en un castillo en las nubes desde donde su visión, todos los niños y adolescentes están tomando sus clases al 100 por ciento.

Lo cierto es que cada vez la educación es más vulnerable, y mientras el gobierno enfrenta otros problemas que ve como de más emergencia, acá, en la infancia, nadie pone atención.

Sería bueno que, por primera vez en la educación mexicana, una autoridad ponga el interés que realmente requiere para no sólo salir de la pandemia, sino para forjar a los seres que están creciendo a la par de esta misma epidemia.

SINCRONÍA: Cree en todo lo que haces, pero no dejes en manos ajenas tu conocimiento.

Twitter: @kafark84
Instagram. kafark