Otro País Noticias, Ciudad de México, 5 de junio de 2019.- Cuarenta y nueve globos flotando. Todos amarrados a una rosa blanca, cubiertos con pétalos rojos. Permanecieron un instante frente al antimonumento de la Guardería ABC, recordatorio de que el 5 de junio del 2009 murieron 49 niñas y niños en un incendio en Hermosillo, Sonora.

El creador de esta instalación fue el artista Jorge Ismael Rodríguez, que en entrevista para Notimex dijo:

“Necesitamos justicia y esta es una forma para hacernos ver sin hacer cosas graves, sin molestar a otros; al revés, es decir: vamos a juntarnos, que no se nos olvide que hay responsables físicos y que hay responsables por omisión y que ahora tienen que responder”.

La jornada empezó desde las 11 de la mañana de este miércoles cuando padres, familiares y amigos de los 49 niños fallecidos instalaron 25 pares de zapatos de bronce enfrente de las instalaciones del IMSS.

“Hoy colocamos unos zapatos de bronce que son copias fieles de zapatos originales de nuestros hijos, zapatos que ellos usaron”; dijo Julio Cesar Márquez, padre de “Yeyé”.

“Es para darle un mayor sentido de pertenencia al espacio, para ponerle nombre al antimonumento, que no se vea solo el 49, que estén en este lugar sus pertenencias, estos zapatitos con los que ellos jugaron, corrieron y seguramente también fueron a la guardería”, añadió.

Desde aquí, con el sol oculto y con ligeras gotas que anunciaban la lluvia, dio inicio la marcha. El contingente pequeño caminó y reclamó justicia por medio de consignas.

“Siento mucha tristeza, pero también mucho coraje, mucha rabia. Siento impotencia e irritación de ver que en 10 años no hemos conseguido lo que buscamos y ha sido mucho tiempo buscando justicia”, dijo Márquez.

En el Ángel de la Independencia más padres y familiares esperaban con las fotografías de las y los niños. Un desfile que poco a poco atrajo la mirada de quienes observaban desde la acera.

Abraham Fraijo, padre de Emilia, dice que hace una década no se hubiera imaginado luchar por alguien o por algo. “Uno se siente ajeno a la realidad que viven otras personas y crees que es imposible que te pueda tocar una situación similar. La vida tiene una manera muy extraña de despertar conciencias y 49 familias despertamos”.

El contingente marchó en silencio desde el Ángel de la Independencia hasta el antimonumento de los 43. Allí se nombró a los estudiantes de Ayotzinapa y se recordó que hay más hechos en el país que exigen justicia.

Silvia Maytorena, asistente a la marcha, comentó: “Yo soy de Hermosillo y siempre voy a las marchas allá, pero no iba a dejar de venir aquí, me parece super importante marchar acá porque Sonora sigue siendo un hecho aislado. La única cosa que ha puesto en el mapa a Hermosillo es el siniestro de 49 niños y niñas; debemos de dejar de ser un hecho aislado porque así como los 49 los 43, los 3 mil 500 mujeres y todos los demás”.

Para Abraham Fraijo la situación en México no ha cambiado: “no hemos aprendido del pasado; a la fecha han muerto casi 100 niños por cuestiones totalmente evitables en guarderías, cuando ya existe una herramienta importantísima para prevenir esto”.

“Si ellos necesitan salir otros 10 años, saldré a marchar con ellos”, dijo Silvia Maytorena. “Para mí es importante decir que no están solos porque la vida no es negociable y recordarle a todo mundo que eso no puede volver a pasar”.

La marcha no tuvo la asistencia de miles de personas, pero sí de gente que acompañó a los padres a pasar lista de los 49 niños y niñas que fallecieron. Al unísono, los asistentes gritaron ¡Justicia!

(Notimex)