El primer año del argentino Gerardo Martino está por cumplirse y lo hace con una aceptación importante por parte del gremio y de la afición, no sólo por los resultados, sino también por la propuesta futbolística que ha impuesto.

Cuando asumió el cargo, el estratega dejó en claro que uno de sus objetivos era la dominar un estilo de juego y que con eso fueran capaces de imponer condiciones para conseguir buenos resultados.

Destacó que no podría realizar un cambio generacional de un día para otro, ya que desde su perspectiva se debía seguir tomando en cuenta a gente ya veterana siempre y cuando le fuera útil al equipo.

Eso lo confirmó en su primera convocatoria que dio a conocer l2 de marzo previo a los partidos amistosos frente a los representativos de Chile y Paraguay, en la que mantuvo a gente de experiencia, pero todavía con nivel.

Ejemplo de eso fue la presencia de Guillermo Ochoa, Héctor Moreno, Miguel Layún, Luis Montes, José Juan Vázquez, Javier Hernández, Andrés Guardado y Raúl Jiménez.

Además, mezcló a elementos con un menor recorrido, como Raúl Gudiño, Alexis Vega, Roberto Alvarado, Diego Láinez, Víctor Guzmán y Jorge Sánchez.

Su debut en el banquillo fue el viernes 22 de marzo en el estadio Qualcomm en San Diego, donde se vieron las caras con Chile, equipo con el que el Tri tenía cuentas pendientes luego de la goleada de 7-0 que le propinó en los cuartos de final de la Copa América Centenario Estados Unidos 2016.

Con goles de Raúl Jiménez por la vía del penal, Hirving Lozano y Héctor Moreno, los de la Concacaf se impusieron 3-1 a los “andinos”, que descontaron vía Nicolás Castillo.

Cuatro días después el representativo mexicano derrotó 4-2 a Paraguay, con anotaciones de Jonathan Dos Santos, Javier Hernández, Luis Montes y Gustavo Gómez en propia meta; Hernán Pérez y Derlis González marcaron por los “guaraníes”, juego disputado en el estadio de los 49’s de San Francisco.

Ya con unos meses de trabajo el “Tata” tenía una perspectiva más clara de lo que era el futbol mexicano, al cual no dudó en decir que necesitaba una reducción de extranjeros para el surgimiento de más jugadores.

“Creo que ese es un tema que los presidentes de los clubes deberían tratar de debatir, primero porque creo que en una competencia donde puedes tener doce extranjeros de los cuales nueve pueden estar en campo es demasiado grande para tratar de absorber con futbolistas de muy buen nivel esa cantidad de jugadores” dijo a Notimex en una entrevista realizada en el mes de mayo.

Destacó que este manejo de tantos elementos foráneos es desigual, ya que no todos los equipos tienen la capacidad monetaria para adquirir jugadores de un alto nivel y cumplan con el objetivo para lo que son contratados.

“Además porque no todos los equipos tienen el mismo poder adquisitivo, a lo mejor Tigres y Monterrey pueden tener esa cantidad de futbolistas de buen nivel, pero hay otros equipos que tienen una menor capacidad económica y no los pueden tener”, apuntó.

Consideró que una situación que se refleja en este tema es que los equipos no ven en sus planteles el surgimiento de los jugadores que van formando desde sus fuerzas inferiores, algo que al final repercute en la elección a nivel de Selección Nacional.

“Todo el trabajo que seguramente están haciendo en fuerzas básicas no se va haber culminado con la presencia de jugadores mexicanos de la academia de los respectivos clubes en el primer equipo y además de todo esto por consiguiente como queda afectada la selección al haber menos cantidad de jugadores juveniles que aparezcan de los primeros equipos”, estableció

Asimismo, explicó que el tener menos jugadores de fuera en los distintos planteles del fútbol mexicano haría una mejora en cuanto a la calidad de los elegidos y por consiguiente ayudaría también al crecimiento del elemento nacional.

“Yo creo que achicar la cantidad de jugadores extranjeros mejoraría en la calidad del futbolista extranjero y mejoraría también en cuanto al tipo de trabajo que deberían hacer en la academia ha habida cuenta que los clubes se deben nutrir de los jugadores que se producen abajo”, acotó.

Aceptó que es un tema que ha tocado en diferentes ocasiones, pero que existe el tema de que en el fútbol mexicano son los dueños los que deben tomar esta determinación.

“Yo lo comento siempre, pero acá hay una particularidad de que los clubes tienen dueños y en definitiva son los dueños los que tienen que definir, me atrevería decir que ni siquiera el presidente es el encargado de resolver esta situación, habría que ser algo muy intermedio entre el negocio y la parte futbolística”, declaró.

Cuestionado sobre qué tan complicada ve que se dé esta situación, el ex técnico del Barcelona de España expresó que has platicado sobre esta situación con algunos dueños y presidentes.

“Bueno, cuando he hecho la gira por diferentes clubes es tenido la posibilidad de hablar con algunos dueños, con algunos presidentes, manifestarles esta situación y darles un punto de vista, mucho más que eso no puedo hacer, pero está claro que en definitiva y al final de todo la selección puede sentirse perjudicada”, sentenció.

Sus comentarios y argumentos fueron escuchados, luego que en la Asamblea de Dueños realizada el 3 de diciembre, uno de los puntos discutidos y aprobados, fue precisamente reducir extranjeros.

Algo que, sin embargo, será gradual, ya que en la temporada 2020-2021 habrá un total de 11 con nueve en la alineación, para la 2021-2022, serán diez y ocho en la cancha, mientras que para la 2022-2023 serán nueve y siete de manera respectiva.

Luego de ganar la Copa Oro, Martino y el Tri enfrentaron su mayor prueba al momento, de la cual no salieron bien librados al ser superados de manera en todos los aspectos y por marcador de 3-0 por Argentina.

La naciente Liga de Naciones de la Concacaf representó para el ex estratega del Barcelona la oportunidad de observar jugadores con los que ya había trabajado en los microciclos.

Cristian Calderón es el jugador que más elogios públicos recibió por parte del técnico, que aseguró que fue uno de los jugadores que mejor aprovechó la oportunidad de mostrarse.

En el torneo regional, con el que México cerró su actividad de 2019, se logró el boleto a la siguiente fase al derrotar a Panamá y Bermudas en dos ocasiones de manera respectiva.