AMLO afirmó que también sostiene diálogo directo con familiares de los infantes que fallecieron y de los sobrevivientes del incendio de la guardería ABC, de Hermosillo, Sonora.

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró a las familias LeBarón, Miller y Langford que no está cerrado el caso sobre la masacre de nueve de sus integrantes, tres mujeres y seis niños, perpetrada el 4 de noviembre del año pasado. Reafirmó su compromiso de que se hará justicia y estableció que quisiera estar siempre con todas las víctimas en México, pero se calcula que sólo en los 15 años recientes hay más de un millón de personas afectadas por la violencia en el país.

Acerca del caso de Bavispe, afirmó que vamos a conocer la verdad y se tiene que castigar a los responsables, porque nuestro gobierno no establece relaciones de complicidad con nadie, nuestro único amo es el pueblo de México.

Indicó que trabajan de forma coordinada todos los integrantes del gabinete de seguridad, además de la Fiscalía General de la República y ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación para que los jueces actúen conforme a derecho cuando se presenten elementos con pruebas fehacientes y así se pueda procesar a los responsables con legalidad.

En la inauguración de un cuartel de la Guardia Nacional –cuya construcción prometió en enero a los familiares de las víctimas, así como la conclusión de la carretera desde Agua Prieta–, planteó que está comprometido con todos los familiares de víctimas, con el fin de que haya justicia, y por eso se reúne cada dos o tres meses con los padres de los normalistas de Ayotzinapa desaparecidos en 2014.

En este caso, sostuvo, “hemos avanzado en conocer lo que sucedió, porque ahí –y eso nunca lo haríamos nosotros– se fabricó una llamada verdad histórica. Por razones políticas se fraguó, se inventó lo que había sucedido y se permitió una especie de pacto de silencio para que los involucrados no hablaran”.

Pero para conocer la verdad y que se tenga certeza de lo que sucedió, comentó, se está ofreciendo a los que tienen información o participaron, inclusive, que van a ser considerados, siempre y cuando contribuyan a develar lo que sucedió.

Afirmó que también sostiene diálogo directo con familiares de los infantes que fallecieron y de los sobrevivientes del incendio de la guardería ABC, de Hermosillo, Sonora.

Con la voz entrecortada por el llanto, Kenneth Miller se presentó: Soy suegro de Rhonita Miller, cuñado de Dawna Ray, primo de Christina y tío de los chamacos y abuelo de mis cuatro nietos, todos masacrados. Pidió al presidente López Obrador que la justicia no sea sólo para ellos, sino para todos los que no tienen voz y agradeció el avance en los compromisos en torno a este caso.

Alfonso Durazo, secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, afirmó que las víctimas no provocaron los hechos de violencia que acabaron con sus vidas.

Por el respeto a su memoria, estamos todos comprometidos con hacer justicia. Se ha ido avanzando, pero no está cerrada esta investigación y, no obstante que es difícil estar enfrente de los familiares de las víctimas rindiendo cuentas, nos comprometemos todas las autoridades a mirar y a actuar de frente a este desafío.

Mencionó que la corrupción e impunidad dejaron avanzar a las organizaciones criminales y eso derivó en la tragedia que conocimos el 4 de noviembre pasado.

El presidente López Obrador resaltó que Kenneth Miller haya planteado que la justicia no sea selectiva, sino que sea para todos los mexicanos y que incluso podamos hablar de la fraternidad universal. Justicia para México, para Estados Unidos y para el mundo.

Indicó que horas antes –en reunión privada en La Mora– se informó a los familiares sobre el avance de las investigaciones.

Ofreció que regresará el 15 de diciembre, cuando se inaugurará el monumento en memoria de las nueve víctimas mencionadas, vamos a estar en comunicación hasta que todos sepamos lo que sucedió y se haga justicia.