*En medio de su confinamiento, creó una guía con la finalidad de elevar las posibilidades de las personas de sobrevivir a esta pandemia que en México ya suma 492.522 contagios y 53.929 decesos.

Foto: Jorge Camacho / EFE

Por Cristina Sánchez Reyes

EFE. Ciudad de México. 12 de agosto de 2020.- Sobrevivir a la COVID-19 fue para el mexicano Jorge Camacho Treviño una oportunidad para crear una guía de supervivencia basada en “el sentido común”, la cual busca ayudar a la población en general a ganar la batalla contra esta enfermedad.

En entrevista con Efe, el ingeniero y docente señaló que esta guía compuesta por 11 pasos claves, nació debido a su deseo de no pisar un hospital tras ser diagnosticado con coronavirus.

Y es que Camacho a sus 50 años padece hipertensión, diabetes y sobrepeso, lo que lo ponía en un “elevado riesgo” de complicarse, además de que no contar con un ingreso fijo implicaba que tal vez no podría hacer frente económicamente a la enfermedad.

Apasionado por el tema de supervivencia, pues confiesa que le gustan las historias de personas que sobreviven a las adversidades, Camacho Treviño se dice interesado en indagar por qué en circunstancias idénticas “una persona vive y otra perece”.

Es por ello que, en medio de su confinamiento, creó una guía con la finalidad de elevar las posibilidades de las personas de sobrevivir a esta pandemia que en México ya suma 492.522 contagios y 53.929 decesos.

ONCE PASOS

El documento, que está publicado gratuitamente en su página de Facebook “Camacho vs Covead” busca ayudar a las personas que se han contagiado con COVID-19 a encontrar el camino para superar la enfermedad.

“Cada mexicano que tenga en sus manos mi guía y siga los 11 pasos es muy probable que salga adelante y gastando menos que en un hospital”, afirmó.

Entre las medidas que este ingeniero propone seguir están contactar a los familiares y al médico para poder guardar la calma.

Camacho explicó que estas cadenas de ayuda son indispensables para poder afrontar la situación con tranquilidad y así establecer el mejor camino para recobrar la salud.

Además se deben conseguir instrumentos para medir la temperatura del cuerpo, la respiración y los signos vitales que tienen las personas durante la enfermedad.

De esta forma, indica, se podrá saber cuándo hay que buscar ayuda clínica o simplemente quedarse resguardado en casa.

Del mismo modo, dijo, el paciente debe estar consciente de que es indispensable quedarse en casa lo más posible y usar cubrebocas en todo momento para no exponer a los familiares.

Recibir atención médica y asesoría por parte de los profesionales de la salud, apuntó, es fundamental, pero esto de ser posible debe hacerse a través de plataformas digitales como Zoom, “usar la telemedicina”, apuntó.

Destacó además la importancia de comer sano, “comer muchos alimentos verdes”, consumir cítricos o suplementos en caso de falta de apetito, ya que esto puede aumentar la capacidad del sistema inmune.

Asimismo, expresó que las personas no deben dejar de lado la posibilidad de ser portadores del virus, pues, en su caso, se hicieron varios diagnósticos negativos antes de que se le considerara un paciente contagiado de este mal.

“Todas estas medidas, si pueden ver, son de sentido común”, afirmó, sin embargo, dijo que no es una guía terapéutica, sino una ruta que le sirvió a él para salir de la enfermedad atendido en su domicilio, lo cual asegura le costó unos 25.000 pesos (1.119 dólares).

Señaló también que una de las cosas que se deben tomar en cuenta es la parte mental, por lo que lo mejor es tratar de mantener la mente ocupada, “pues a una mente desocupada siempre le entran malos pensamientos”.

AYUDA A LA POBLACIÓN

Pese a que todavía, tras 42 días de empezar con los síntomas, sufre secuelas de la enfermedad como fatiga muscular y una tos persistente que lo ataca cuando habla mucho, Camacho Treviño se ha comprometido a ayudar a la mayoría de la población aún no infectada.

Es por ello que espera que su guía pueda ser una herramienta que pueda ser compartida a la población y a las autoridades de salud para evitar que las personas sigan muriendo pese a los factores de riesgo que tienen los mexicanos.