Un grupo de alrededor de 500 migrantes se manifiestan este jueves en las inmediaciones del Puente Nuevo Internacional de esta ciudad, luego de que intentaron cruzar hacia Estados Unidos.

Versiones de medios comunicación locales indican que los manifestantes decidieron subir al puente que comunica a Matamoros con la ciudad texana de Brownsville, con cobijas en mano y sus pocas pertenencias, para dormir en este cruce fronterizo.

Los migrantes buscan de esta manera presionar al gobierno de Estados Unidos, a fin de que se resuelva lo antes posible su trámite del asilo humanitario.

Incluso, comentan que ahora les están dando hasta una tercera cita para resolver su estatus migratorio, por lo que llevan ya varios meses en México sin obtener una respuesta.

Las autoridades de Estados Unidos decidieron cerrar el puente en ambos sentidos, por lo que hasta ahora se mantiene sin servicio a los usuarios.