“Una mayoría insensata e irracional, por decir lo menos, atropella el Estado de Derecho y la legalidad en Baja California Sur”, fue la acusación que el gobernador Carlos Mendoza Davis lanzó ayer contra los 13 diputados de Morena y el Partido del Trabajo (PT). Dijo que buscan tomar el control del Congreso local mediante la destitución de los ocho legisladores de los partidos minoritarios.