*Se negó a revelar detalles del crédito que usó la empresa brasileña para financiar la construcción de la planta de Etileno XXI


El destino y las condiciones en que se firmó un contrato de más de 280 millones de dólares entre Nafin y la filial de Odebrecht en México, Braskem, se mantienen en secreto como información confidencial, con el argumento de que forma parte del secreto bancario. A una petición de MILENIO vía la Ley de Transparencia, Nafin se negó a revelar detalles del crédito que usó la empresa brasileña para financiar la construcción de la planta de Etileno XXI, tema crucial en la investigación que se sigue a Emilio Lozoya.