*El secretario de Economía prevé que la renegociación pueda concluir a finales de mayo o principios de junio en “un escenario muy optimista”.

Redacción

Otro País Noticias, Ciudad de México, 17 de mayo de 2018.- El secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, advirtió que “no hay muchas posibilidades o casi ninguna” de cerrar para este jueves 17 de mayo un acuerdo en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), como planteó el presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Paul Ryan, a fin de aprobarlo en ese país antes de sus elecciones intermedias de noviembre.

“Eso no quiere decir que no estemos todavía en el proceso de tratar avanzar”, puntualizó Guajardo, quien incluso consideró que Ryan podría tener “un margencito en el mes de mayo” para que el gobierno del presidente Donald Trump le notifique sobre la terminación de la negociación y el Congreso de su país tenga 90 días para aprobarlo.

En entrevista radiofónica Guajardo aseguró que en “un escenario muy, muy optimista”, México, Estados Unidos y Canadá podrían concluir la renegociación del TLCAN la próxima semana –entre el 26 y 27 de mayo.

Sin embargo, indicó que todavía no está programada una nueva reunión ministerial trilateral porque depende del avance que los equipos técnicos tengan la siguiente semana.

“Yo no descartaría en ningún momento que, si hay voluntad de las partes, podamos aterrizar esta negociación en cualquier momento, a partir del cierre del mes de mayo, del mes de junio; pueden darse las circunstancias y que nos brinquemos la elección, no descartaría ningún escenario de tiempo”, comentó el funcionario.

Por lo pronto, aseveró que “todavía no llegamos al momento de las flexibilidades necesarias para poder cerrar”.

Guajardo recordó que, en lugar rondas de negociación, los equipos técnicos de los 3 países se encuentran trabajando de manera permanente en Washington desde hace mes y medio, mientras los ministros mantienen comunicación “para abrir una posibilidad de reencontrarnos y tratar de encontrar una solución a los problemas más complejos”.

Comentó que en el supuesto de que “cambien las cosas y de repente yo reciba una llamada y me inviten a ir a Washington la próxima semana, y somos muy eficientes y pudiéramos tener un acuerdo en principio para el 26 de mayo es un escenario, muy, muy optimista”.

Si bien dijo que contar con dicho “acuerdo en principio” servirá para reducir la incertidumbre y mandar mensajes de estabilidad a los mercados, el TLCAN no se podrá aprobar sino hasta después del 26 o 27 de agosto,

“Sería la legislatura que empieza el primero de septiembre, la que probablemente determine (la aprobación del TLCAN)”, pues Guajardo dijo que aunque pudiera convocarse a un periodo extraordinario de sesiones no hay ningún antecedente en la historia legislativa de México en que el Senado de salida tome una decisión de tal envergadura.

El secretario aseguró que se tienen 10 capítulos cerrados de 30 que se negocian en el TLCAN pero que resolviendo los de mayor complejidad, como la cláusula sunset, las reglas de origen del sector automotriz, la temporalidad de las exportaciones agrícolas y resolución de controversias entre Estado- inversionistas y Estado-Estado, “como fichas de dominó se acomoda todo lo demás de una manera muy rápida”.

De nada sirve, ponderó, que en aras de lograr un acuerdo rápidamente, el equipo negociador de México “se ponga suavecito y acepta cosas inaceptables cuando (el TLCAN) tiene que pasar por la aprobación del Senado mexicano”.