*Un tribunal federal determinó hoy la creación de una Comisión de la Verdad sobre el caso de la desaparición de 43 estudiantes de Ayotzinapa

Otro País Noticias, Ciudad de México, 4 de junio de 2018 (Redacción).- La Procuraduría General de la República (PGR) informó que no ha recibido notificación alguna sobre la resolución del Poder Judicial de la Federación sobre los amparos en revisión 203/2017 al 206/2017 de un Tribunal Colegiado sobre el caso Iguala.

En un comunicado, la dependencia precisó sin embargo que “realiza un análisis sobre la versión pública de la resolución del amparo en revisión dada a conocer por el Poder Judicial de la Federación para determinar las acciones que correspondan conforme a derecho”.

Enfatizó que no comparte el criterio de los magistrados que integran el Primer Tribunal Colegiado del 19 Circuito con sede en Tamaulipas, pues desconoce la división de poderes y las facultades de persecución, investigación y el ejercicio de la acción penal que, de acuerdo con el Artículo 21 de la Constitución, corresponde al Ministerio Público de la Federación.

Respecto a las acusaciones de tortura, la PGR, a través de la Unidad Especializada, tiene abiertas diversas carpetas de investigación en las que constan los dictámenes practicados por peritos certificados y con autonomía técnica conforme al Protocolo de Estambul.

“La investigación continúa y se trabaja en diferentes líneas, entre ellas las sugeridas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), a través del Mecanismo de Seguimiento, y toma en cuenta las observaciones de la Comisión Nacional de Derechos Humanos”, abundó.

La PGR aseguró que continuará ejerciendo sus facultades constitucionales, en estricto respeto a los derechos humanos y el debido proceso.

Un tribunal federal determinó hoy la creación de una Comisión de la Verdad sobre el caso de la desaparición de 43 estudiantes de Ayotzinapa, ante la presunción de que la investigación de la Procuraduría General de la República “no fue pronta, efectiva, independiente ni imparcial”.

Al amparar a los demandantes del “Caso Ayotozinapa”, el tribunal destacó que hay indicios de confesiones obtenidas bajo tortura y de que la investigación incumplió jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y protocolos de la Organización de Naciones Unidas.