*Sí hubo sobornos  a funcionarios mexicanos, contratos a modo y negocios ilícitos en muchos niveles, incluidos quienes hicieron campaña presidencial en el año 2000

Jorge Meléndez Preciado

Independientemente de la apresurada renuncia a su candidatura de Margarita Zavala, hecha en Televisa y después en el INE, lo que muestra la importancia de cada organización, esta semana llegaron cuatro noticias que muestran claramente lo endeble y fallido que es el barco que capitanea Enrique Peña Nieto.

Unos crackers- para utilizar el lenguaje de Manuel Castells- se metieron a las cuentas de una casa de bolsa, cinco bancos- entre ellos el más grande y con mayores ganancias. BBVA- Bancomer-, y sustrajeron, según las siempre imprecisas autoridades, más de 300 millones de pesos. El Banco de México salió muchos días posteriores a dar la cara y planteó que habrá sistemas para que no se roben el dinero y obstaculicen las labores cotidianas, entre ellas el pago a los clientes y las transacciones electrónicas.

Luego de meses que Idelfonso Guajardo- el muñequito del pastel- había dicho que el TLCAN iba por buen camino y lograríamos un acuerdo excelente, se cumplió el plazo de las negociaciones- jueves 17 de mayo-, y el acuerdo no se firmó. Ahora hay más graves diferendos entre Estados Unidos, Canadá y nuestro país con el fin de lograr la prolongación del Tratado. Ello trajo que el dólar este arriba de los 20 pesos en diferentes sitios.

Donald Trump llamó animales a los migrantes que llegan a Estados Unidos, lo que muestra de cuerpo entero a quien recibieron con alfombra roja en México Luis Videgaray y Enrique Peña Nieto. La dignidad dejada de lado en momentos que la expulsión de mexicanos se intensifica y las autoridades de este lado hacen poco para intentar defender a nuestros connacionales.

Por si algo faltara, se supo que en efecto Odebrecht  adquirió posibilidades de hacer refinerías o rehabilitarlas aquí. Ello demuestra que sí hubo sobornos  a funcionarios mexicanos, contratos a modo y negocios ilícitos en muchos niveles, incluidos quienes hicieron campaña presidencial en el año 2000. El dinero, como es normal, se utilizó para comprar votos con tarjetas bancarias.

Frente a esta problemática, en especial el fracaso del Banco de México y de Luis Videgaray, Peña Nieto sigue en campaña a favor de Pepe Meade quien no avanza.

jamelendez44@gmail.com

@jamelendez.com