*9 de cada 10 casos se deben a factores modificables como el tabaquismo.

Otro País Noticias, Ciudad de México, 29 de octubre de 2018.- En México se registran anualmente 170.000 infartos cerebrales y 9 de cada 10 casos se deben a factores modificables como el tabaquismo, informaron hoy fuentes médicas.

“Es indispensable sensibilizar a la población para impactar en la disminución de la Enfermedad Vascular Cerebral (EVC) que agrupa a todas aquellas enfermedades que afectan a nivel de los vasos cerebrales”, dijo en conferencia Adolfo Leyva Rendón, director Médico del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía Manuel Velasco Suárez.

En el marco del Día Mundial de la EVC, explicó que además del tabaco, la presión alta, los problemas cardíacos, la diabetes y el colesterol alto son factores de riesgo para desarrollar esta enfermedad.

“De hecho, padecer diabetes mellitus aumenta de dos a cuatro veces el riesgo de presentar EVC, y fumar, tres veces el riesgo”, señaló.

El especialista destacó que debido a que este padecimiento no presenta dolor previo, se debe conocer la sintomatología para acudir de inmediato a pedir ayuda y evitar complicaciones.

“Cuando una persona tiene debilidad en la mitad del cuerpo de forma súbita, parálisis facial, problemas de lenguaje o incluso de coordinación, o falta de visión (ceguera) por algunos minutos, es urgente que acuda a evaluación”, dijo.

Detalló que, de no atenderse dentro de las primeras cuatro horas tras los primeros síntomas, se pueden tener secuelas desde leves hasta severas, las cuales pueden incluir parálisis, problemas de raciocinio, del habla, problemas de visión, y problemas en la coordinación motora.

La EVC es una alteración neurológica que se caracteriza por su aparición brusca, generalmente sin aviso, con síntomas de 24 horas o más, causando secuelas y muerte.

Destaca como la causa más común de incapacidad en adultos y es la quinta causa de muerte en México.

Un EVC puede ocurrir cuando una arteria se obstruye produciendo interrupción o pérdida repentina del flujo sanguíneo cerebral o bien ser el resultado de la ruptura de un vaso, dando lugar a un derrame. (EFE)