*Nunca hubo un mensaje a la nación tan esperado por millones. Y una situación tan adversa que tardará años en remontarse

Foto: Presidencia de la República

Por Jorge Meléndez Preciado

Periodistas Unidos. Ciudad de México. 01 de septiembre de 2020.- Martes primero de septiembre, el segundo informe de gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Más polémico que el anterior porque se han juntado la crisis de salud, económica, de corrupción desvelada y hasta ciertas polémicas periodísticas (los casos Radiópolis y Nexos) que siguen polarizando el ambiente.

El jueves 27 de agosto, dos notas principales en el periódico Reforma, adversario de López Obrador, señalan que en el sexenio de Felipe Calderón se le otorgaron cuatro mil millones de pesos al señor Alejandro Puente por medio de Liconsa, la importadora de este producto, de manera irregular; otro fraude más. Mientras un publicista de Enrique Peña Nieto, José Eshkenazi, obtuvo contratos irregulares del Infonativ, para embolsarse con ayuda de Odebrecht, 640 millones de pesos.

Además, recordemos, Andrés Manuel ha dicho que falta saber muchas de las transas de Emilio Lozoya, aunque algunas ya están más que conocidas.

Si bien la corrupción es el cuarto tema de importancia de la población mexicana (9.3 por ciento), debajo del Covid (27.4 por ciento), la inseguridad (19.3 por ciento) y la crisis económica (14.9 por ciento), en los últimos días las acusaciones en uno y otro lado han menudeado, sobre todo a base de videos.

El de Pío y David León, pero hubo otro donde el secretario privado del gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez, Guillermo Gutiérrez, y otro connotado panista, reciben bolsas de lana. De inmediato Pancho Domínguez, como le dicen, cesó a su muy cercano empleado de hace años.

Así pues, los videos empiezan a circular para demostrar algo ya sabido: la inmensa mayoría de la clase política tiene adicción al dinero, y sólo pocos se salvan en esta nación donde como sentenciaba Carlos Hank González: “Un político pobre, es un pobre político”, algo que le infundió hasta la médula a sus hijos y al grupo del estado de México.

En esta compleja situación, la popularidad de López Obrador aumentó a 53.4 por ciento, la cual había bajado y en febrero estuvo en 35 por ciento (El Universal, 26 de agosto).

Entre los factores que son importantes para lograr el repunte están su honestidad (28.7 por ciento) y el combate a la corrupción (17.1 por ciento). Aunque sus negativos están en salud, inseguridad y economía.

En sus anuncios propagandístico, Andrés Manuel presume que la opinión le favorece en 70 por ciento, algo no comprobable, y señala que “los mexicanos están de acuerdo con la transformación y no les va a fallar”.

Agradece la confianza e insiste que ya no es lo de antes.

Critica a los conservadores ya que ellos dicen “que está llevando al país al comunismo”, aunque cita la frase del Papa Francisco quien asegura: “ayudar a los pobres no es comunismo, es el centro del evangelio”.

La economía, según diversas estimaciones, caerá más de 10 por ciento, y hay 250 mil empresas medianas y pequeñas que cerrarán definitivamente; los desempleados aumentarán a diez millones y la clase media tendrá un bajón de doce millones, entre otras cuestiones que harán nuestra recuperación lenta y sinuosa.

Hay algunas cifras optimistas en economía: 795 millones de dólares regresaron al país debido a la crisis mundial (El Universal, 26 de agosto). Las exportaciones aumentaron en julio en 9.8 por ciento. La actividad económica se recuperó 8.9 por ciento en julio, según el Inegi. Y la construcción empieza a dar mejores resultados.

Con todo, los tres jinetes que nos hostigan son el Covid, que, si bien va cediendo, no termina de domarse y las múltiples vacunas tardarán en llegar a pesar de los esfuerzos de Marcelo Ebrard. La inseguridad no baja y ya hubo un incidente en Nuevo Laredo, donde el ejército estuvo metido en un problema de derechos humanos. Y ahora las clases por medios electrónicos han sido un grave problema muy criticado por especialistas.

En este panorama, López Obrador dará su segundo informe de gobierno, con un auditorio con sana distancia y en un Congreso donde estarán 251 diputados de 500 y 65 de 128 senadores.

Nunca hubo un mensaje a la nación tan esperado por millones. Y una situación tan adversa que tardará años en remontarse

Jamelendez44@gmail.com

@jamelendez44