* Mientras todo esto ocurría, Felipe Calderón decía ser presidente de la República a medio tiempo, ya que por las tardes no aparecía. En realidad, como dicen los clásicos literarios: el señor estaba en Babia.

 

Foto: Cuartoscuro

Por Jorge Meléndez Preciado

 Periodistas Unidos. Ciudad de México. 02 de julio de 2020.- Continúan sumando cargos a Genaro García Luna en Estados Unidos, desde la introducción de grandes toneladas de cocaína a ese país hasta el de haber organizado una empresa criminal, lo cual estos último    amerita 20 años de prisión.

También, del otro lado del Río Bravo, se difundió que varios de sus colaboradores estuvieron asociados con el Cártel de Sinaloa para que este hiciera de las suyas durante los tres pasados sexenios: Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

Los de mayor rango son Ramón Eduardo Pequeño y Luis Cárdenas Palomino, que manejaban la División de Seguridad Pública de la Policía Federal y la División Antidrogas, respectivamente.

El segundo, incluso dirigió la Agencia Federal de Investigación, una especia de policía política, más que de inteligencia estatal, ya que, al estar asociados con los narcos, su prioridad era inmiscuirse en política y hacer negocios para su jefe, García Luna.

Los dos, por cierto, fueron denunciados por jefes de la mafia. En 2010, Sergio Villareal, apodado El Grande, los mencionó luego de su detención. Y en 2012, el siempre risueño, La Barbie, cuyo nombre es Edgar Valdez Villareal, también afirmó que Palomino y Pequeño estaban a las órdenes de varios narcotraficantes: los Beltrán Leyva y El Chapo Guzmán.

Nada parecía inquietarlos, ni siquiera el montaje que hicieron acerca del caso Florence Cassez, donde participó periodísticamente Carlos Loret de Mola, que creo un grave diferendo entre México y Francia.

(De este acontecimiento sigue, insólitamente preso desde 2005, Israel Vallarta, algo que muestra la lentitud, pachorra o desdén a los Derechos Humanos de víctimas que son detenidos por la corrupta policía; es necesario resolver este asunto ya).

Pequeño García fue destituido de la División de Inteligencia de la Policía Federal luego de la fuga de Joaquín Guzmán Loera (11 de julio de 2015). No era para menos después que se vio: todo fue una elaboración de muchos meses para que El Chapo saliera por el famoso túnel de todos conocido.

Cárdenas Palomino todavía estuvo en el sexenio de Enrique Peña Nieto, aunque poco tiempo.

Los tres: García Luna (el jefe), Ramón Pequeño y Luis Cárdenas estuvieron juntos en el Centro de Investigación de Seguridad Nacional (Cisen). Lo que muestra, claramente, que la formación de personal para atender las necesidades de la nación era una quimera.

Después, el trío logró formar la Policía Federal, que en sus mejores momentos tuvo 40 mil elementos. La cual desapareció López Obrador, y continúa haciendo protestas.

Un compañero que trabajó en las altas esferas del Cisen me dijo: la Policía Federal está podrida; no tiene remedio. Por eso la creación de la Guardia Nacional.

Hay individuos de este clan que todavía andan ocupando posiciones de seguridad en varios estados. Es el caso de Facundo Rosas, integrante de ese grupo delincuencial con placa.

Mientras todo esto ocurría, Felipe Calderón decía ser presidente de la República a medio tiempo, ya que por las tardes no aparecía. En realidad, como dicen los clásicos literarios: el señor estaba en Babia.

¡Cuidado INE!, sería gravísimo darle el registro a México Libre de Felipe y Margarita.

jamelendez44@gmail.com

@jamelendez44