*Al dar vuelta a la esquina encontró un enorme tambo, en el flotaban algunas rosas rojas como las que le gustaban a su padre, grandes y olorosas, era un lugar solitario con un ambiente muy perfumado, un callejón con piso y paredes de piedra.

 De pronto escuchó la voz de su padre que le decía acércate a las flores, la adolescente se acercó, sintió aún más fuerte el perfume y en ese momento vio como las flores absorbían toda esa agua, las rosas crecieron más, el agua tenía destellos que poco a poco se iban adhiriendo a las flores y desapareció el agua del tambo, llegó una suave brisa a su rostro, su cabello se despeinó, sus pies fueron mojados por un vaivén de olas, ahora se encontraba en la orilla del mar, con la rosa más grande y bella en sus manos, las otras que habían estado en ese tambo, flotaban y se alejaban con la pequeña ola que tocó sus pies. De la rosa que permanecía inamovible en su poder, la miro y nuevamente salió la voz de su padre que le decía todo está bien mi niña no llores más, el viento nos reunirá*  Y ella despertó, hace dos días su padre había muerto.

¿Qué es el sueño?, es una necesidad biológica para recuperar las funciones físicas y psicológicas que el cuerpo necesita, nos ayuda a restablecer la pérdida de energía, vitalidad, nos hace sanar de las heridas emocionales y físicas. El sueño consolida lo que aprendemos en el día a día, `establece la reorganización neuronal y de aprendizaje´, dicen los psiquiatras, la falta de sueño en etapas de crecimiento pueden desencadenar problemas irreversibles como hormonales, de crecimiento y aprendizaje. En la edad adulta los problemas físicos que se manifiestan por la falta de sueño son la posibilidad de padecimientos tales como; hipertensión, diabetes, obesidad, la irritabilidad se manifiesta y la depresión aún más. También existen probabilidades de que las personas con predisposición o carga genética a padecer epilepsia, la desarrollen sin lugar a dudas, la falta de sueño, produce enfermedades en los órganos vitales, como corazón, pulmones y problemas circulatorios.

La necesidad de dormir se atribuye a la cantidad de horas que permanecemos despiertos, entre más horas despiertos más necesidad sentimos, nuestro reloj natural nos indica a qué hora debemos dormir, no lo ignoremos. Otro factor importante es la luz, estamos condicionados a dormir cuando hay oscuridad, es un estímulo natural que nos ayuda a dormir más fácilmente, por ejemplo, también vemos, que la mayoría de los animales responden a este fenómeno. 

 La capacidad de conocernos puede ser también una forma de avanzar individualmente y como sociedad

Existen cinco etapas del sueño,  cada fase ayuda a garantizar el descanso de la mente y el cuerpo. Algunas fases son necesarias para ayudar al descanso y la energía requerida para otro día, incluso durante el sueño, nuestro cuerpo nos protege de este mismo, de algún movimiento brusco durante estas horas, pues nos lleva a la pérdida de tono muscular de esa manera no nos haremos daño.  Mientras que otras fases ayudan a aprender y organizar información y a crear recuerdos.

En ellas se explica la parte fisiológica y funcional y brevemente lo que sucede en la psique. Conocemos grandes personajes como Freud quién desarrolló la teoría que nuestras mentes guardan recuerdos y emociones en nuestro subconsciente y con ello transformó la forma en la que los humanos estudiaban la mente humana. De ella desarrollo que las emociones enterradas en la superficie subconsciente suben a la superficie consciente durante los sueños, y que recordar fragmentos de los sueños pueden ayudar a destapar las emociones y los recuerdos enterrados. La importancia de lo vivido en la infancia determina a cada adulto y sus sueños, y ellos son la interpretación de sus deseos o temores dando como resultado una actividad intelectual y conductual altamente complicada. El sueño hace su parte y complica el fácil entendimiento de lo soñado, lo disfraza con historias oníricas, disfraza esos deseos y temores.

Nuestros miedos y deseos quedan resguardados en canales muy profundos de nuestra mente, algún día lograremos entrar en ellos, los psicólogos y psiquiatras están en permanente búsqueda y los estudios sobre ello aún siguen avanzando, pero sobre todo conozcamos nuestra mente, nuestras fortalezas y debilidades para algún día saber qué es lo que, verdaderamente nos está diciendo nuestra propia cabeza. 

Todavía hay mucho por estudiar de los sueños y la mente humana, estamos llenos de misterios aún sin resolver.

 La capacidad de conocernos puede ser también una forma de avanzar individualmente y como sociedad. 

Seguir soñando puede ser una realidad, pero también una metáfora de la vida y entender nuestros sueños es entendernos a nosotros mismos nuestro cuerpo nos está hablando y hay que escucharlo puede que en ello encontremos nuestra propia plenitud.  

“En mayor o menor grado, el contenido de los sueños queda siempre determinado por la personalidad individual, por la edad, el sexo, la posición, el grado de cultura y el género de vida habitual del sujeto, y por los sucesos y enseñanzas de su pasado individual.”

       SIGMUND FREUD