Problemas graves en el periodismo y esperanza  en el apoyo de una nueva, importante y trascendente  organización.

 

Foto: Alejandro Meléndez

Jorge Meléndez Preciado

La Red de Periodistas de Sonora  exigieron a Claudia Pavlovich, gobernadora de la entidad,  y Andrés Manuel López Obrador, presidente de la República, frenar los ataques contra los informadores, luego del asesinato del compañero: Santiago Barroso, el sexto ultimado desde el primero de diciembre. En un video, diferentes comunicadores dijeron enfáticamente: “¡No al silencio!”. Afirmaron que son acosados por el gobierno estatal, vetados en los medios por difundir la realidad, amordazados por los propios directivos de sus publicaciones y hasta silenciados físicamente. El mismo día hubo también protestas en los estados de Colima y Sinaloa.

En ese mismo tenor, 10 organizaciones en la frontera norte, asentados en  Chihuahua, Baja California, Sonora, etcétera e incluso centroamericanos radicados por esos lares, también levantaron su voz para  que las agresiones a los tecleadores no queden impunes.

Por otra parte, 20 corresponsales de la agencia Notimex en el extranjero, acusaron al director interino de la institución, Enrique Valadez González, de alterar unilateralmente las relaciones laborales, de haberles suspendido el pago de sus salarios desde enero y dejar de publicar información que enviaban puntualmente, algo inédito en 51 años de existencia de la compañía. Señalaron  que dejaron fuera de la recontratación a tres compañero sin previo aviso, uno que incluso tenía 35 años de antigüedad. Otro de ellos, con 28 años de servicios, está muy enfermo y no tiene forma de atenderse de sus malestares. Bueno, ni siquiera les han ofrecido ser liquidados conforme a derecho.

En un tuit, el vocero presidencial, Jesús Ramírez Cuevas, señaló  que el problema “lo resolverá Sanjuana Martínez en cuanto asuma la dirección (de Notimex) respetando los derechos de los trabajadores haciendo cumplir el mandato constitucional de tener una agencia del Estado  comprometida con el derecho a la información”. Se supo que la destacada Sanjuana Martínez tomará posesión el lunes 24 de marzo.

También se difundió  que el martes 12 de este mes, Andrés Manuel no pudo recibir a los integrantes del colectivo Reporteros sin Fronteras: Christophe Deloire, Emmanuel Colombié y Balbina Flores, quien junto con Sara Mendiola, de Alianza Cívica, le plantearían que se presentara ante el Comité Internacional de Periodistas  una serie de iniciativas para que varios de los delitos de administraciones anteriores contra informadores fueran considerados de lesa humanidad, pues desde el año 2000  hasta la actualidad van 102 compañeros asesinados y 14 desaparecidos sin que las diferentes organizaciones oficiales hayan avanzado en lo mínimo.

Por fortuna, el miércoles 20 a las 18 horas, en el Museo Archivo de la Fotografía, nació Frontline Freelance México (FFM), órgano representativo para periodistas y trabajadores independientes del oficio, nacionales y extranjeros, que enfrentan riesgo en su trabajo. El llamamiento lo hicieron, entre otros, Marcela Turati, Margona de la O, Jair Cabrera y Andalusia Knoll.

Los objetivos: el respeto al trabajo de los periodistas, defender sus derechos laborales y de capacitación constante. Sabemos, claramente, que en nuestro país lo medios violan los derechos laborales de los trabajadores, incluso los contratados formalmente. Además se trata de proteger a los más desdeñados, los freelancer.

Creada está organización en el mundo para apoyar a las familias de los informadores asesinados y/o secuestrados, en países como Siria, Libia e Irak, ahora estará presente en México, donde si bien no existe una guerra declarada  como en las naciones anotadas, la violencia no es menor.

En los últimos 19 años, dice la agrupación, hay 124 homicidios de periodistas y seis  desde que está el nuevo gobierno, de acuerdo con la organización Artículo 19.

Están afiliados a esta nueva iniciativa 50  miembros de 16 estados del país: Veracruz, Chihuahua, Guerrero, Sinaloa, Michoacán, Guanajuato y varias más.   Y la componen escritores, fotógrafos, caricaturistas, documentalista, videoastas, etc.

Para Andalusia Knoll, la agrupación tiene como objetivo concientizar a los dueños de los medios para que brinden buenas condiciones laborales y salarios a sus empleados, pues muchas veces cuando los compañeros sufren robos, asaltos, agresiones y secuestros los que contratan a los expuestos a esos ataques dicen que no son sus empleados.

Rodrigo Cruz señala que la TTM, ante la crisis de despidos masivos y recortes salariales,  los apoyará de múltiples formas.

Problemas graves en el periodismo y esperanza  en el apoyo de una nueva, importante y trascendente  organización.

jamelendez44@gmail.com

@jamelendez44