*Nos encontramos con una marcha en la que se infiltran grupos políticos y grupos de choque pagados por gobiernos de derecha..

Las luchas feministas han estado envueltas en sangre y odio, las luchas conquistadas han sido difíciles. Ha existido un claro deseo de minimizar a la mujer desde siempre, la mujer al igual que el hombre poseen ideologías propias; sin embargo,  el machismo y el feminismo radical siguen patrones que deterioran la calidad de vida y llevan a una clara separación de opinión, una lucha desgastante que el día que genere el cambio, podremos decir que estamos frente a una verdadera armonía. Hombres y mujeres han sido presas de la discordancia y han quedado atrapados en una lucha irracional. La acción machista, más predominante que la acción feminista radical, ha llegado a límites que atentan contra el cuerpo, la salud emocional y el papel funcional dentro de la sociedad. 

Ridiculizar a la mujer, ponerla a la altura de una incapacidad, hacerla sentir insegura, bajar su autoestima, violentarla en todos sentidos, son claras estrategias para frenar su desarrollo y esto conlleva a una lucha por la inclusión social.

Las manifestaciones actuales en México inician bien. Exigir derechos , exigir un buen trato y respeto han sido de las prioridades; pero exigir justicia, por las muertes, por el temor de salir a la calle y ser violada como el reciente caso registrado en la delegación Azcapotzalco que posteriormente fue puesto en duda, encrespando los ánimos de las mujeres por la insensibilidad de las autoridades y la también falta de claridad en las averiguaciones,  esto habla de una preparación inexistente para resolver acontecimientos que se han repetido muchas veces, hechos tristemente reprobables que llenan de enojo al no ser atendidos de manera inmediata. 

Pero ¿qué sucede después? nos encontramos con una marcha en la que se infiltran grupos políticos y grupos de choque pagados por gobiernos de derecha, esto no es difícil de averiguar si eres un seguidor de noticias en twitter, si estás atento a la gran cantidad de vídeos que empezaron a circular en las redes sociales; una estrategia claramente hecha para dividir a las mujeres y al movimiento feminista, a la opinión pública, quien comienza a pensar que “la manifestación es un equívoco, que las mujeres sólo arman alboroto y que su movimiento no tiene un buen fundamento” 

El coraje es muy grande, pero ante todo debe de imperar la inteligencia no la forma visceral y principalmente no olvidar el motivo por el que se está manifestando y evitar  caer en provocaciones con estos grupos de choque que claramente manipulan el movimiento para derrotar a varios frentes, uno el movimiento y dos el gobierno, desprestigiando a ambos. 

La importancia de leer, de hacer debates, educarnos y reflexionar en nuestra actuación es imprescindible, la mujer debe demostrar una capacidad inteligente y pacífica, hacer las cosas diferentes, no como lo han hecho muchos hombres, ellos han llevado a este mundo hacia el caos, con las guerras y su forma equivocada de hacer política, no debemos seguir sus mismos patrones, debemos aportar una nueva estrategia, pensante, más auténtica, y por qué no más sensible y humana, más de mujeres.