El machismo persistente, insiste que ellas son las que provocan sus tragedias. Por su vestimenta, coquetería, salir a divertirse libremente –cuando pueden-, recorrer sitios oscuros

Foto: Sáshenka Gutiérrez / EFE

Por Jorge Meléndez Preciado

 Periodistas Unidos. Ciudad de México. 11 de septiembre de 2020.- Entre la protesta enérgica, ya que sus exigencias se han quedado archivadas- como en otros casos, periodistas y defensores humanos-, y la estridencia mayúscula que se desborda sin medida, la justa lucha de las mujeres ha sido encauzada de formas diversas y en ocasiones con relativos éxitos.

Hay que señalar las manifestaciones en varios estados de la República, donde han sido reprimidas gravemente: Querétaro, Guanajuato, Jalisco y otros. Las tomas de instalaciones universitarias, entre las cuales tuvieron que desalojar los planteles debido al Covid; aunque en el caso de la Facultad de Economía, recordemos, luego de varios meses las muchachas levantaron el plantón el 28 de agosto (a los seis meses), al ser resueltas 27 de 32 demandas, lo cual se hizo en el auge de la pandemia; ¡gran éxito!

Sabemos, hace tiempo, que asesinan a 10 mujeres diarias, en promedio. Las cifras gubernamentales insisten que el grave feminicidio ha descendido, aunque en muchos lugares se tienen otros datos que muestran un panorama de horror e ineficacia de las autoridades.

El machismo persistente, insiste que ellas son las que provocan sus tragedias. Por su vestimenta, coquetería, salir a divertirse libremente –cuando pueden-, recorrer sitios oscuros- ¿qué acaso los funcionarios no deberían tener ciudades alumbradas en lugar de concesionar la luz a empresas particulares? y demás zarandajas propias de siglos pasados.

Afortunadamente, las nuevas generaciones de chicas y algunas ya maduras no se arredran. Reivindican sus derechos y exigen clara y abiertamente que sean respetadas en toda su integridad. ¡Faltaba menos!

En la Ciudad de México han ocurrido muchos incidentes. En varios hemos sido zarandeados hombres y periodistas por grupos de chavas llamadas ultras, anarquistas- quienes incluso van acompañadas de hombres con instrumentos de destrucción-, radicales.

La jefa de la localidad, Claudia Sheinbaum, ha preferido no reprimir, a pesar que, hasta su ex jefe de policía, Jesús Orta, fue rociado con diamantina y muchas esculturas fueron grafiteadas. Algo que varias celebran porque dicen con razón que vale más una vida que un objeto; en tanto otras mujeres señalan que son excesos los cuales alejan de la batalla por sus justas demandas a muchos, incluidos los varones que deben sumarse a esas causas por la igualdad total.

El 3 de septiembre, diversos colectivos ocuparon la CNDH exigiendo que el gobierno federal ponga un alto serio, profundo, responsable al ataque a las féminas. Entre las participantes está Ericka Martínez, cuya hija, Yesenia Zamudio, fue abusada sexualmente en 2017 en San Luis Potosí y no se ha llevado a cabo la justicia en este y otros casos.

También irrumpieron grupos de chamacas que se dieron a pintarrajear muros y cuadros, entre ellos uno de Francisco I. Madero. Asimismo, descubrieron que en el refrigerador de esa organización había comida gourmet, algo que indignó a muchos periodistas de medios que ven en cosas menores el pretexto para el escándalo.

Lo sustancial es que en realidad se haga un trabajo serio y a fondo para que ya no sean atacadas las damas, la justicia sea efectiva, no deje libre a los gañanes que agreden a ellas y existan instituciones dotadas de presupuesto suficiente para hacer investigaciones y llevar a juicio a los responsables de las agresiones.

En la mañana del 9 de septiembre, se pactó una reunión entre Olga Sánchez Cordero, de Gobernación, con las que ocuparon la CNDH; no se resolvió el problema, aunque hubo avances. Muchas piden la destitución de Rosario Piedra, quien ni siquiera se apersonó con las señoras y adolescentes que ocupan esta costosa institución.

No se olvide que la mencionada Comisión dio información del caso Ayotzinapa luego de la “Verdad Histórica” de Jesús Murillo Karam.

López Obrador dijo que el asunto es un ataque de la derecha y contra Rosario. Pero incluso caricaturistas que están con la 4Tcomo Helio Flores en El Universal (9 de septiembre), pone en su trabajo una bomba a punto de explotar en la CNDH y un Pípila que trata de evitarlo, alguien parecido a AMLO. Por su lado, Hernández en La Jornada (8 de septiembre) en su cartón, muestra un dibujo parecido a AMLOL que expresa: “No maltraten a Madero…no lo traten como si fuera mujer”, debido a que lo garabatearon y le pintaron los labios.

La causa justa de las mujeres es de todos y no puede ocultarse, aunque se esgrima que hay grupos de diversas ideologías detrás. Es hora de que todos los gobiernos: municipales, estatales y el federal pongan atención a los abusos y feminicidios de ellas, las mujeres todas.

PD: A casi siete meses  de la huelga en Notimex, encabezada por mujeres, no hay solución al conflicto y las autoridades siguen tan campantes.

jamelendez44@gmail.com

@jamelendez44