*Investigar llevará tiempo, dinero y esfuerzo, como decía un comercial, pero además sangre, dedicación y valor.

 

Foto: Cuartoscuro

Por Jorge Meléndez Preciado

Periodistas Unidos. Ciudad de México. 29 de septiembre de 2020.- ¿Cuántos miles de millones de dólares se lavan en México anualmente? ¿De qué tamaño son las fortunas de los narcotraficantes? ¿A cuántas personas les dan empleo para cuidar las espaldas a los malosos? ¿Cuál es el número de armas que poseen los carteles?

Estas y otras muchas preguntas se siguen haciendo quienes combaten a la mafia. Y ya sabemos desde Al Capone que la manera de enfrentarlos debe ser múltiple y que muchos, muchísimos funcionarios y policías y miembros de la justicia están metidos en la parte criminal en lugar de hacer sus tareas.

Investigar todo lo anterior llevará tiempo, dinero y esfuerzo, como decía un comercial, pero además sangre, dedicación y valor.

Ahora tenemos un gran trabajo acerca de todo ello: HSBC: dinero rojo y cuellos blancos. Patrocinado por Quinto Elemento Lab y CONNECTAS, los autores del reportaje son Ignacio Rodríguez Reyna, Zorayda Gallegos y Silber Meza, donde encontramos como los bancos e instituciones financieras sirven para ocultar, trasladar dinero y aumentar las ganancias de los criminales que asesinan a miles, aunque un soporte para que hagan eso son las instituciones que ganan más en el mundo, luego de las digitales, y se dicen parte de la honestidad, la ayuda a la población y el desarrollo de los países.

El estudio se hizo por parte del Departamento de Justicia, del Tesoro y de la Seguridad Interior de los Estados Unidos, donde participó también el Senado de aquel país, entre 2006 y 2012. La conclusión fue multar con mil 900 millones de dólares al HSBC en EU, algo que hizo expresar al premio Nobel de Economía, Paul Krugman: “era como quitarle un pelo a un gato”. Lo que nos ilustra de qué tamaño es la corrupción.

En México también hubo cierta averiguación. El castigo monetario fue de únicamente de 27.5 millones de dólares. No obstante que acá fue donde más operaciones hubo, especialmente del Cartel de Sinaloa.

Las acusaciones son: Omitir reportar operaciones sospechosas, permitir enviar a granel dólares en camiones blindados a Estados Unidos, no informar a tiempo de clientes sospechosos y mantener siempre relaciones con casas de cambio y empresas para adquirir aeronaves (que después llevaban cocaína más allá del Río Bravo).

Todos estos y otros ilícitos los aceptó HSBC. Lo que muestra claramente que no les importa la multa, sino volver a trabajar en actividades poco transparentes. Por cierto, en México es miembro distinguido de la junta directiva de esta empresa, Andrés Rozental Gutman, miembro del servicio exterior mexicano.

De las 334 páginas del estudio, en 77 se menciona a México y en 59 aparece repetidamente un nombre: Ramón García Gibson, quien ya había sido jefe de cumplimiento de normas (sic que se carcajea) en Banamex y Santander y en las investigaciones citadas era el encargado de que esos ilícitos se reportaran en HSBC. Nunca lo hizo; más bien permitió todo.

Hoy, inexplicablemente, García Gibson es el encargado, en el SAT, de tratar de impedir esos delitos, algo que en una mañanera se le informó a López Obrador.

Se sabe que entre 2007 y 2008 Lorena Campia Acevedo y su equipo asistían frecuentemente a una sucursal del mencionado banco, la cual está en el Paseo de la Reforma, frente al Ángel de la Independencia, a realizar operaciones de cientos de miles de pesos. Jamás se investigó el asunto.

También las casas de Cambio Puebla y Sigue Corporation eran lavadoras. Tanto que en 2007 Estados Unidos congeló una cuenta de Puebla en Wachovia Bank, por 11 millones de dólares.

Ahora entendemos porque Lydia Cacho dice que Mario Marín está en Puebla protegido por un cartel. Además, ahora se comprende el desarrollo impresionante que ha tenido la vía Angelópolis y un fraccionamiento que se llama Sonata, donde se construye uno de los 10 hoteles más impresionante arquitectónicamente del mundo.

HSBC también está conectado con el famoso Zhenly Ye Gón, a quien le encontraron en su casa 250 millones de dólares, esto en 2007. Muchos aseguran que la cantidad fue mayor y varios milloncejos fueron a parar a la campaña de Felipe Calderón, donde el poblano Javier Lozano fue un activo principal.

Algunos funcionarios informaron de las malas prácticas, a través del Comité de Comunicación y Control de HSBC. Jamás les hicieron caso, las investigaciones se congelaron y la “fiesta continúo sin freno”.

Silber Meza dice que no obstante las 19 sanciones, 12 castigos por falta de control y multas por millones de pesos a HSBC, todo continuó sin mayores recriminaciones de la autoridad (periodistasunidos.com, 23 de septiembre).

En México, hasta donde se sabe, se lavan más de cinco mil 500 millones de dólares, según el Departamento del Tesoro de Estados Unidos. Los bancos que están en ello son: Banorte, BBVA, Banamex, CI Banco, Bajío, Base Santander y otros. Ello por una investigación entre 2010 a 2016. Ninguna de las instituciones quiso refutar el asunto (La Jornada, 22 de septiembre, nota de Julio Gutiérrez).

Los destinos a los cuales se envía el dinero son: EU, Suiza, Alemania, Inglaterra, Suiza, Finlandia, Antigua, Chipre y Bermudas.

En 1983 el cineasta Brian de Palma presentó: Caracortada, en la cual Tony Montana (Al Pacino) lavaba dinero por montones llevando sacos repletos de dólares a los bancos. Eso ahora es una caricatura al lado de las operaciones digitales.

Si queremos disminuir el narcotráfico, hay que seguir el dinero, como decían los detectives de antaño.

PD. En el número 2290 de Proceso (20 de septiembre), Jesús Esquivel hace un reportaje como actualmente los Cárteles gringos desplazan a mexicanos. Lo que muestra cómo el negocio ya es más en la tierra de Donald Trump que en Latinoamérica.

jamelendez44@gmail.com

@jamelendez44