*La libertad de expresión no es un regalo del actual gobierno, sino una conquista lograda en décadas de resistencia, de esfuerzos organizativos, de creación de medios críticos, de protestas y batallas contra la censura.

Foto: Lula Vásquez

Por Humberto Musacchio

Ciudad de México. 23 de septiembre de 2020.- La semana pasada circuló un documento que en sus partes sustanciales, dice: “La libertad de expresión está bajo asedio en México. Con ello, está amenazada la democracia. El presidente López Obrador utiliza un discurso permanente de estigmatización y difamación contra lo que él llama sus adversarios. Al hacerlo, agravia a la sociedad, degrada el lenguaje público y rebaja la tribuna presidencial de la que debería emanar un discurso tolerante. El Presidente profiere juicios y propala falsedades que siembran odio y división en la sociedad mexicana. Sus palabras son órdenes: tras ellas han llegado la censura, las sanciones administrativas y los amagos judiciales a los medios y publicaciones independientes que han criticado a su gobierno… No se estigmatiza a personas físicas o morales desde el poder presidencial sin ponerlas en riesgo. No se alimenta el rencor desde esa tribuna, sin que el odio llegue al río alguna vez. Esto tiene que parar.”

TODOS ESTAMOS EN RIESGO

Se ha suscitado una agria respuesta ante el desplegado que se cita en el párrafo anterior, pero más allá de cualquier consideración, debemos evitar que la embestida contra periódicos y periodistas vaya más lejos. La libertad de expresión no es un regalo del actual gobierno, sino una conquista lograda en décadas de resistencia, de esfuerzos organizativos, de creación de medios críticos, de protestas y batallas contra la censura. No necesitamos coincidir en enfoques ni en juicios. Al contrario, la diferencia de intereses y de opiniones nos obliga a mejorar nuestro trabajo como periodistas, pero sobre todo fortalece a los gobiernos que saben escuchar. Se da por sentado que debemos defender el derecho de quienes coinciden con nosotros. Lo difícil, pero necesario, es hacerlo cuando se trata de los diferentes. Si callamos ahora que se hostiliza a los discrepantes, lo siguiente es que se continúe con los coincidentes y después con cualquiera que no se ajuste en todo y por todo a la palabra oficial. Por eso, cabe reiterar que los periodistas no estamos para aplaudir a los gobernantes, entre otras razones porque ellos se aplauden solos y, por si hiciera falta, tienen seguidores gratuitos o pagados que los consideran infalibles. Eso explica que exijamos respeto.

FÉMINAS, FEMINISMO, FEMINICIDIO

El número 13 de la revista Imaginatta, publicación del CCH de la UNAM, está dedicado a la violencia de género. Contiene un útil directorio para que las agredidas encuentren ayuda, historias terribles sobre las víctimas del machismo, contundentes trabajos de investigación, ensayos, estupendas fotos y un derroche de inteligencia reunido por un equipo que encabeza la profesora Ana Payán, quien estimula y coordina el trabajo de estudiantes que tienen algo que decir. En este número leemos frases como “Duele ser mujer en un país como el mío”, nos enteramos de que México está en el lugar número 20 entre los ochenta países calificados “como los peores para ser mujer” (Forbes, 2020) o confirmamos que, como lo señala Judith Butler, el “sexo es algo natural mientras el género se construye socialmente”. Y en esa construcción son cada día más las voces y las conciencias que hacen aportes para levantar ese edificio igualitario, justo y respetuoso en el que todos deberemos estar algún día. La revista se puede leer en https://www.cch.unam.mx/imaginatta.

BREVIARIO…

Escribió Hugo Vargas Comsille: “Siento mucho la muerte de José Ortiz Monasterio, historiador. Fuimos compañeros durante doce años en el Instituto Mora y, entre otras cosas, editamos las obras de Vicente Riva Palacio.” @@@ Jorge Córdoba convoca a participar en el Concurso Video-Virtual-Coral para conjuntos vocales de cualquier especialidad. Hay premios de 50 mil, 35 y 20 mil pesos y menciones acompañadas de cinco mil del águila. Informes en festival.coros.tlaxcala@gmail.com.