*La dependencia había reservado la información con el argumento de garantizar “la seguridad nacional”.

Otro País Noticias, México, 17 de abril (Notimex).- Por instrucciones del Inai, la Procuraduría General de la República (PGR) debe dar a conocer una versión pública del contrato que celebró con Grupo Tech Bull S.A. de C.V., filial de NSO Group, para adquirir un software o herramientas tecnológicas con fines de inteligencia.

El comisionado del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (Inai) Oscar Guerra Ford, explicó ante sus pares que, a pesar del controversial uso de estas herramientas, toda institución que reciba dinero público debe acostumbrarse a que las contrataciones son públicas y, por lo tanto, debe rendir cuentas.

En un comunicado, el Inai detalló que el pleno del instituto aprobó de manera unánime la propuesta del comisionado Guerra Ford, y recordó que el Estado utiliza estas herramientas con fines de inteligencia en el combate a la delincuencia, pero en cada caso se debe de atender a elementos de idoneidad, necesidad y proporcionalidad, al acceder a la vida privada de las personas.

Detalló que un ciudadano solicitó estos documentos, a lo que la PGR respondió que los contratos se reservarían, bajo el criterio de que difundirlos entorpecería estrategias y acciones para combatir a la delincuencia organizada y garantizar la seguridad nacional.

El particular presentó el recurso RRA 0115/18, ante el cual la PGR primero reiteró su respuesta y luego declaró la inexistencia de un contrato celebrado con el Grupo Tech Bull.

El comisionado Guerra Ford explicó, no obstante, que sí existe un contrato y un anexo técnico que cumplen con los requerimientos del solicitante y luego de analizar y revisar su contenido, determinó que algunas partes sí se pueden publicar.

Entre las partes publicables figuran el objeto del mismo, importe total y precio unitario, anticipo y amortización, forma y lugar de pago, vigencia, obligaciones del proveedor y del sujeto obligado, entre otras.

En ese sentido, concluyó que la reserva total del documento no es procedente y que la dependencia debía elaborar una versión pública, protegiendo los nombres, cargos y firmas de las personas físicas que participaron en la contratación y tienen conocimiento privilegiado y específico sobre los procedimientos, métodos, especificaciones técnicas, tecnología y equipo utilizado.

De ahí que el pleno modificó la respuesta de la PGR y le instruyó a entregar una versión pública del contrato y su anexo celebrado con Grupo Tech Bull, filial de la firma NSO Group, para la adquisición del software, licencia o herramienta tecnológica, con fines de inteligencia.