*El guitarrista y compositor se inspira en el paisaje urbano

León Chávez Teixeiro (Ciudad de México, 1936) es un incansable artista que desde joven dibuja y ama la música; en algún momento de su vida, decidió combinar su talento con la pasión, mezclando así los trazos propios del dibujante con las notas musicales y las letras emanadas de su oficio como músico: “porque uno es para el ojo y el otro se dirige a la oreja…”.

El también compositor comentó que para pintar siempre le provocó la gente de la Ciudad de México… la imagen del barrio, esa especie como de caos, “como que se cae o no se cae o que la ciudad se está construyendo o deshaciendo al mismo tiempo, eso me llamó la atención”.

Entrevistado en las instalaciones de la Escuela de Música Del Rock, con motivo de la promoción del disco Ya no quedan muchos leones, Chávez Teixeiro mencionó que la estética del barrio, las azoteas, las zonas fabriles, “eso es lo que me provoca inspiración para pintar”.

Reiteró que además del paisaje y la figura, otro tema es el drama, porque una vez “hice un cuadro que era un ataúd gigantesco y estaba tirado en un paraje en la década de los setenta y ochenta, dije ‘eso es México, un féretro enterrado en la orilla…’”.

Señaló que del arte contemporáneo —que no ha visto mucho, sobre todo de México— le llama la atención que artistas plásticos no aborden en sus obras el paisaje urbano.

“He visto que no les llama la atención el drama de esta ciudad y a mí sí, me llama mucho la atención; antes era posible ver muestras en galerías accesibles y ahora no sé dónde están esos espacios”.