*En la capital mexicana hay alrededor de 83.000 policías, además de los efectivos de la Guardia Nacional federal.

Foto: José Méndez / EFE

Varios centenares de policías de Ciudad de México protestaron este lunes en el Zócalo capitalino para pedir que no se les criminalice ante los últimos casos de violencia policial y para reclamar mejores condiciones laborales.

«(El Gobierno) está criminalizando la labor de la Policía. Por una parte permites destrozos y saqueos de grupos anarquistas, pero por otra parte se está criminalizando» nuestras acciones, denunció a Efe el presidente del Movimiento Nacional por la Seguridad y en Pro de la Justicia, Ramón Bernal.

Hace unos días, en una protesta violenta en la capital por la muerte del joven Giovanni López bajo custodia policial en el occidental estado de Jalisco, se hizo viral un caso de violencia de varios agentes que golpearon a Melanie, una adolescente de 15 años.

La jefa de Gobierno de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, denunció mediante un video en su cuenta de Twitter un «abuso policial» que era «inaceptable», tras lo que dos agentes han sido vinculados a proceso e ingresados a un centro penitenciario.

Bernal reconoció que «en un momento hubo un abuso policial» en esa marcha, con el episodio de Melanie, pero defendió que sus dos compañeros «fueron procesados injustamente».

En la manifestación de este lunes, que llegó a la puerta del Palacio Nacional, se podían leer carteles como «Libertad a nuestros compañeros» y «Derechos humanos: no defiendas a delincuentes».

«Necesitamos recuperar la confianza de la ciudadanía, pero el mismo Gobierno no nos apoya. No hay respaldo institucional del Gobierno ni de las propias instancias policiales. Nos han abandonado, nos han dejado sin capacitación y sin protocolos de actuación. Eso es lo que ha provocado un enfrentamiento con la ciudadanía», lamentó.

La semana pasada, otro adolescente de 16 años, Alexander, fue asesinado presuntamente por un policía municipal en un pueblo del sureño estado de Oaxaca.

El representante policial reivindicó la necesidad «de un sueldo y horarios dignos» y se quejó del adeudo de «un pago retroactivo de un aumento salarial que únicamente se pagó a un sector de la Policía».

En la capital mexicana hay alrededor de 83.000 policías, además de los efectivos de la Guardia Nacional federal.

Bernal destacó a los cuerpos de «policía de investigación, la policía auxiliar y la policía preventiva» como los más maltratados, aunque aseguró que «todos los policías de Ciudad de México son vulnerados».