Los familiares al buscarlo no lo encontraban ya que no aparecía con su nombre y en unas horas lo trasladaron al reclusorio acusándolo del robo de un celular marca Samsung, los policías plantaron el delito.

Foto: Cuartoscuro

Periodistas Unidos. Ciudad de México. 06 de octubre de 2020.- El pasado 29 de junio a las 9 de la noche en la calle rueda del pastor iba caminando Carlos I. Vázquez con una cerveza en la mano que acababa de comprar en la tienda, al dar la vuelta en la calle vio una patrulla de policías y se brincó la barda del vecino, los policías lo jalaron de los pies y Carlos I. en su manera de pedir auxilio grito a sus familiares estos salieron y se dieron cuenta que los policías estaban agrediendo a Carlos I. los policías golpearon a la hermana, el cuñado y a su papá.

Los patrulleros subieron a Carlos I. a la patrulla y lo bajaron en eje 6 Rojo Gómez para torturarlo le quemaron el estómago, lo volvieron a subir a la patrulla y en el camino a Cabeza de Juárez lo siguieron golpeando hasta llegar al ministerio público, como lo dejaron inconsciente le cambiaron el nombre. Los familiares al buscarlo no lo encontraban ya que no aparecía con su nombre y en unas horas lo trasladaron al reclusorio acusándolo del robo de un celular marca Samsung, los policías plantaron el delito.
En su declaración, los policías Víctor González y Bruno Solano, tienen varias inconsistencias, declararon que lo detuvieron en la calle 2 de abril colonia Jacarandas y la persona denunciante. Jorge Martínez González, es familiar de un policía y en su afán de extorsionar usan tráfico de influencias.

Carlos I. se encuentra refundido en el Reclusorio Sur, el propio Ministerio Público está negando presentar pruebas y han negado dar información a los familiares.

El abogado de oficio designado por el Ministerio Público, Hugo Jacobo Cortez se ha hecho de la vista gorda y los policías agresores siguen fungiendo como funcionarios públicos.