Durante décadas, los fabricantes de coches han puesto a prueba sus vehículos en el legendario circuito alemán de Nurburgring Nordschleife. Aquí te explicamos por qué optaron por compartir dos tiempos de vuelta diferentes.Fuente: Sputnik Noticias

Tradicionalmente solo tenían en cuenta el tramo antiguo del circuito, de 12,9 millas (20,8 kilómetros). Sin embargo, técnicamente no se trata de una vuelta completa, pues la línea de salida está ubicada a 0,14 millas (225 metros) por delante de la línea de meta.
En ese pequeño tramo el circuito de Nordschleife se une con el del Gran Premio de Nurburgring, y solía estar bloqueado por una tribuna. E incluso después de que esta fuera retirada, los fabricantes continuaron usando la configuración de 20,8 kilómetros por razones históricas.

Recientemente, las autoridades del Nurburgring Nordschleife sugirieron utilizar la misma línea como punto de partida y de meta y tener en cuenta el tramo completo del circuito: 22,4 kilómetros. Se incluye así la parte del antiguo circuito de Fórmula 1.

A partir de ahora, el procedimiento completo debe contar con la presencia de un notario, quien inspecciona y aprueba el estado técnico del vehículo que busca romper un récord de velocidad.
Pero, ¿por qué los fabricantes continúan compartiendo ambos tiempos de vuelta? La respuesta es sencilla: los récords alcanzados en el tramo clásico son más relevantes si se busca comparar varios modelos de automóviles —incluso los más antiguos—, mientras que el nuevo es el la marca oficial. No obstante, es muy probable que los fabricantes acaben olvidándose de usar la configuración anterior del circuito con el paso del tiempo.