*El Atlas, que forma parte de la iniciativa “Su educación, nuestro futuro”.


Otro País Noticias, Paris, 5 Jul (Notimex).- El elevado porcentaje de niñas y mujeres analfabetas y no escolarizadas en el mundo responde a las desigualdades de género, prácticas discriminatorias, la pobreza y violencia de género, aseguró la UNESCO al presentar este viernes su Atlas interactivo sobre el derecho de las niñas y las mujeres a la educación.

El Atlas, que forma parte de la iniciativa “Su educación, nuestro futuro”, constituye un instrumento de seguimiento que busca fomentar ese precepto y los progresos que cada país muestre en la materia.

Más de 70 años después de que se reconoció la educación como un derecho humano, son muchas las niñas y las mujeres que no pueden ejercerlo, explicó la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

“Es crucial reforzar el derecho de las niñas y las mujeres a una educación de calidad mediante la aplicación de instrumentos internacionales, con miras a eliminar la discriminación y lograr igualdad de derechos entre los géneros”, agregó el organismo en un comunicado donde exhorta también a crear marcos jurídicos sólidos y sensibles.

Recordó que a través de instrumentos jurídicos la comunidad internacional ha ratificado el interés para lograrlo, al igual que con el compromiso por alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, para eliminar las desigualdades de género en la educación y garantizar el acceso a todos los niveles para el año 2030.

El Atlas, con 12 mapamundis, indica cuáles países han ratificado o no la Convención de la UNESCO contra la discriminación en la educación, para la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, el derecho a la educación para niñas y mujeres, el marco legal que garantice la educación obligatoria, por ejemplo.

También, aquellas naciones que han realizado la ratificación con reservas, en dónde se consagra o no el derecho a la educación, o se hace con limitaciones; se otorgan o no garantías para la educación básica, media o superior.

Otros indicadores se refieren a la edad legal mínima para el matrimonio o para el trabajo, así como la protección a la violencia en instituciones educativas.