* Ericka Martínez ofrece una serie de dibujos que se utilizaron para ilustrar las carteleras de un canal de televisión y diarios.

Otro País Noticias, Ciudad de México, 14 de febrero de 2018 (Notimex).- Dibujar tiene que ver con pulsiones, emociones y sensaciones, más que con el intelecto, mientras que pintar se refiere a un acto pensante, en el óleo tiene que haber armonía, una paleta de colores, tener conocimiento de la cuestión cromática, y en el dibujo no, explicó la ilustradora Ericka Martínez.

Entrevistada a propósito de su libro “Divertimentos diario en el diario”, la también ganadora del Premio Ilustradora de Carrera 2016 por la Asociación Mexicana de Ilustradores, habló con Notimex de su pasión por el dibujo y de los 400 dibujos que incluye el libro, muchos de los cuales realizó en salas de espera en el hospital.

“Muchos de ellos tienen que ver con una serie de corazones porque tenía un compañero internado en el hospital a causa de un infarto y una manera de exorcizar el infarto fue ponerme a dibujar en la sala de espera sobre cuestiones del corazón de una manera lúdica, satírica y terapéutica”, anotó la ilustradora.

En su texto editado por Almadía, Ericka Martínez ofrece una serie de dibujos que se utilizaron para ilustrar las carteleras de un canal de televisión y diarios, también se hacían a color para hacer animaciones sobre temas como la ópera o el circo.

“Las oficinas de este canal tuvo estos dibujos por 15 años en un cajón y los originales nunca los entregaron, cuando los pedí me dijeron que no, porque pertenecían al canal. Vino el cambio de administración y alguien que entró al área de diseño, los vio y por ahí otro colega que conocía mi trabajo dijo que eran míos y me los entregaron”, recordó la autora, quien precisó se trata de dibujos realizados entre 1995 y 1997.

La ilustradora con 25 años de trayectoria y egresada de la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado “La Esmeralda”, comentó que este texto forma parte de una serie de Almadía en la que incluye a moneros como Eduardo del Rio “Rius”, Helio “Naranjo” y Darío Castillejos, entre otros.

“En este libro encuentro mucha libertad, porque me dejaban hacer lo que quisiera con ellos y no me pedían un tema específico, no me pedían que los hiciera de forma académica, la condición era que trabajara de manera libre sobre ellos.

“Por ello encuentro en ellos es una libertad absoluta, con temas que tienen que ver con vivencias personales, con mis gustos y obsesiones hacia el cine, la poesía, literatura, cosas que me interesan. Son dibujos muy expresivos, que tienen que ver con una concepción del dibujo completamente diferente, son modernos, libre y a priori”, comentó.

La obra reúne además textos del dramaturgo Emilio Carballido (1925-2008) y de la periodista Angelica Abelleyra, quien opina de igual manera de su trabajo, influencias de la autora, sobre el libro y dibujos; y del diseñador Alejandro Magallanes, quien describe cómo se clasificó el material.