*La temporada donde se concentran los altos niveles de ozono se dará de manera anticipada.

Otro País Noticias, Ciudad de México, 13 de febrero de 2018 (Notilegis).- El coordinador ejecutivo de la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe), Martín Gutiérrez Lacayo, afirmó que este año podría haber más contingencias ambientales en la zona metropolitana del Valle de México que en 2016 y 2017, ya que la contaminación del aire será peor.

Asimismo, indicó que la temporada donde se concentran los altos niveles de ozono se dará de manera anticipada, es decir, en la última semana de febrero y que las condiciones serán similares en marzo y abril, cuando tradicionalmente lo fuerte de esta fase se presenta en abril y mayo.

“Vamos a tener sistemas de alta presión alojados de manera continua en el Valle de México a partir de la última semana de febrero, lo que significa que derivado de la falta de humedad y el incremento de la temperatura, podrían presentarse entre 10 a 15 días por arriba de los 155 puntos Imeca”, valor por encima de la norma ambiental, apuntó.

Gutiérrez Lacayo asistió a la Cámara de Diputados a una reunión de trabajo con integrantes de la Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales, que presiden el diputado Arturo Álvarez Angli (PVEM).

El funcionario apuntó que si las lluvias llegan después de tiempo, se podrían tener cinco o más días adicionales de altos niveles de contaminación atmosférica, es decir, se podrían tener de 20 a 25 días por arriba de los 155 puntos Imeca, lo que propiciaría incendios forestales y más contingencias ambientales.

“Se están presentando condiciones desfavorables no sólo para la dispersión de contaminantes, sino para la primera generación de partes por billón de ozono adelantada”, enfatizó.

Gutiérrez Lacayo recordó que en 2016 se activó 14 veces la fase contingencia, mientras que en el 2017 sólo fueron dos, de las cuales una tuvo una duración prolongada, del 3 al 27 de mayo.

El 2017 se registró como el quinto año más seco en México de los últimos 40 años, hubo temperaturas muy altas y poca humedad, detalló.

Subrayó que la Organización Mundial de la Salud (OMS) y Institutito Nacional de Salud Pública (INSP) determinaron que las cerca de 21 mil muertes asociadas a la contaminación atmosférica que se registraron en 2017, se pudieron haber evitado si se hubiera tenido una condición diferente de calidad de aire.

“Existen 14 padecimientos respiratorios que se consideran para determinar la calidad de aire, ya que éstos se ven agravados en condiciones de exposición prolongada a contaminantes”, expuso.

El titular de la CAMe aseguró que se requiere una serie de políticas públicas que dirigidas a todas las fuentes de emisión, que sean de mediano y largo plazo, pues las medidas de contingencia no resuelven el fondo del asunto de la contaminación del aire.

“Las medidas de contingencia no resuelven el fondo del asunto, lo que hacen es controlar temporalmente las exposiciones a contaminantes”, subrayó.

Detalló que es necesario invertir más en transporte público para generar una política de movilidad integral, ya que existen 44 mil autobuses en la zona de la Megalópolis, de los cuales el 70 por ciento tienen más de 20 años de antigüedad, lo que genera mayor contaminación atmosférica.

Resaltó la importancia de que se actualicen las Normas Oficiales Mexicanas (NOM) que regulan el uso de solventes industriales, pinturas automotrices y las emisiones de las motocicletas en circulación.

Gutiérrez Lacayo informó que la CAMe se encuentra realizando una serie de acciones como la activación de una alerta temprana, boletines informativos a la ciudadanía de cortes climáticos y de la calidad de aire, así como campañas por medio de redes sociales.