*Miles de personas se manifestaron Washington, Los Ángeles, Nueva York y Chicago y Barcelona (España), según los organizadores.

Alex Segura Lozano
Otro País Noticias, Washington, 1 jun (EFE).- Miles de personas salieron hoy a las calles en varias ciudades de Estados Unidos para protestar contra el creciente número de niños y padres indocumentados que son separados en la frontera con México tras la entrada en vigor de la política de “tolerancia cero” contra el cruce ilegal.

El fiscal general del país, Jeff Sessions, “ha creado una política para separar a nuestros hijos de sus padres, algo inmoral, criminal y que nosotros no vamos a aceptar”, exclamó el director de la organización Casa Maryland, Gustavo Torres, frente a las 300 personas congregadas enfrente al Departamento de Justicia en Washington.

La Fiscalía anunció el pasado 6 de mayo que presentará cargos penales contra todos los extranjeros que sean sorprendidos cruzando la frontera irregularmente, un esfuerzo que pretende frenar la inmigración clandestina.

Esta medida, conocida como “tolerancia cero”, envía a los padres a custodia penal y a los niños a refugios financiados con fondos federales supervisados por el Departamento de Salud y Servicios Humanos.

Para Jessica Morales, de la organización We Belong Together, que aboga por los derechos de las familias inmigrantes, la Administración del presidente Donald Trump debe terminar con esta política “inmediatamente”.

“Cada día están separando a niños de sus padres. Trump debe terminar inmediatamente con esta política, no podemos esperar ni un día más”, agregó.

Hasta ahora, los únicos datos hechos públicos muestran que entre el 6 y el 19 de mayo un total de “658 niños y 638 adultos” fueron separados en la frontera sur del país, tal como explicó la semana pasada el subdirector del programa de operaciones de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), Richard Hudson.

A pesar de que la manifestación en Washington fue la central, a lo largo del día se vivieron numerosas protestas en una treintena de ciudades del país, incluyendo Los Ángeles, Nueva York y Chicago, y una a nivel internacional, en Barcelona (España), según los organizadores.

Los grupos que protestaron hoy en la capital decidieron llevar a la manifestación a decenas de niños y menores de edad “para reflejar las diferencias en las vidas de unos y otros por el mero hecho de dónde han nacido”, señaló a Efe un portavoz de la misma.

Una de ellas, Sadhana, de 13 años, consideró que no es capaz de imaginarse “vivir constantemente con el miedo” de ser separada de sus padres, una situación que no entiende y considera “injusta”.

Las demandas escuchadas en la avenida Pensilvania, en pleno centro de Washington, llegaron a las oficinas de los congresistas demócratas, que decidieron enviar hoy una carta para pedir que Trump cese “inmediatamente” la política de “tolerancia cero”.

Esa misiva, dirigida a Sessions y a la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, fue encabezada por el presidente del Caucus Demócrata, Joe Crowley, y la líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

“Los estadounidenses de todo el país están horrorizados por las acciones emprendidas para separar y, por lo tanto, castigar a los niños que buscan seguridad y refugio en los Estados Unidos. Esta práctica no solo va contra los valores estadounidenses, sino que va contra la decencia y la humanidad básica”, escribieron los legisladores.

La carta citó como ejemplo reciente un caso en el que agentes de Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) separaron de su madre a un niño de 18 meses, después de que huyeran a los Estados Unidos en búsqueda de asilo, aunque no dieron más detalles.