*El objetivo primordial del Presupuesto 2021 es apoyar al sector vulnerable, pero…. todo México es vulnerable.

 

Por Monserrat E. Tenorio

A unos meses de terminar el catastrófico 2020, que se nos está yendo entre pandemia, cuarentena, desempleo, clases en línea y una nueva normalidad. Se visualiza lo que será el Paquete Económico 2021. Sin duda alguna el siguiente año será un año de incertidumbre para toda la población mexicana. Algunos lo visualizan como el año de la esperanza para retomar lo que el 2020 no permitió, para otros es un juego de azar al saber si seguirá igual que este año o será mejor o peor.

El 2021 no pinta para ser un año de recuperación para México después de vivir una desaceleración de la economía surgida por la pandemia  de Covid-2019 que sigue enfrentando México hasta el día de hoy. A pesar de que algunos estados ya están en semáforo amarillo y se han activado la apertura de más lugares para empezar a activar la economía. No está saliendo como lo planeado ya que nuevamente en algunos estados se tiene un retroceso lo que implicaba regresar nuevamente a  un semáforo naranja.

De acuerdo con la Secretaria de Hacienda y Crédito Público el gasto público para el 2021 será de 6.2 billones. La mayor parte de los recursos serán destinados a la educación, programas sociales y servicios de salud. El objetivo primordial del Presupuesto 2021 es apoyar al sector vulnerable. Pero hay que recordar que actualmente todo México es un sector vulnerable.

No se puede hablar de activar la economía así de fácil ni la recuperación de empleos. En México se han perdido miles de empleos debido a que el Gobierno Mexicano durante los primeros meses de la cuarentena no planteo una estrategia que amortiguara la crisis que padecerían los pequeños y medianos  negocios formales e informales. Prácticamente se les dejo morir solos, lo que ocasiono el cierre de negocio y por ende despidos al por mayor.

 Activar la economía va a costar más de lo planeado, no por designar más presupuesto a programas sociales quiere decir que México saldrá mejor librado el año que viene. Aunque el gobierno insista en priorizar en este tipo de programas, no es la solución a la crisis que enfrente. Por cuanto tiempo el gobierno tendrá el suficiente recurso para seguir manteniendo estos programas o a costa de que o quiénes. Cabe mencionar que después de la pandemia  el número de personas vulnerables y aptas para poder recibir el apoyo van en aumento. Realmente el presupuesto destinado a este sector será suficiente ante la demanda que pueda tener el siguiente año o a cuántas instituciones más les reducirá el gasto presupuestal.

Si algo no está en discusión es el presupuesto para continuar con el Tren Maya que en estos momentos no debería entrar como prioridad, sin embargo el gobierno se fundamenta en que debe impulsarse el turismo y para tal efecto se requiere de la continuidad de dicho  proyecto y es por eso que dentro del proyecto presupuestal se le destinara la mayor parte al Tren.

El secretario de Hacienda, Arturo Herrera, argumento que la crisis detonada por la pandemia de Covid-19 no permite un gran margen de maniobra en las finanzas del país. Originando un riesgo de que la proyección para el 2021 se venga abajo y no resulte favorable. Pero aun así el Gobierno Federal tiene una visión utópica referente a su proyecto, en vez de aprender a priorizar y administrar de mejor manera los recursos. De momento no queda más que empezar ahorrar para lo que venga en el 2021.