*La palabra psicodélico fue inventada en 1957, el psiquiatra británico Humphry Osmond (1917-2004) y significa lo “que manifiesta el alma”.

Por Alejandra Campos

En verdad será una manifestación del alma, un sentimiento profundo, difícil de visualizar en un estado “normal” de vida o simplemente la mente juega una serie de reacciones químicas que conllevan a un estado parecido al de los sueños a la ensoñación. 

Las reacciones de las sustancias tóxicas en el cerebro conducen a sensaciones que alteran el “orden”, sin embargo este estado es muy estimulante, porque la intensidad de las emociones son originadas por un alto grado de éxtasis en el que muchos dicen que se alcanza la “felicidad plena” “la creatividad” y “la espiritualidad”.

A fines de los años 40´s se descubre accidentalmente y principios de los 50´s se conoce por primera vez los efectos de lo que se llamaría psicodelia o efectos producidos por una sustancia denominada LSD que es producida por un parásito del centeno. Se empieza a experimentar de diversas maneras, los primeros grupos denominados “psiconautas”, ellos eran intelectuales representantes de muy diversas disciplinas, se acercaron a la autoexperimentación  del LSD y otras drogas alucinógenas, la marihuana, el peyote, sustancias visionarias o enteógenas (principalmente de origen vegetal)

“El Hospital de Veteranos de Menlo Park, en California, se comprometió en 1959 a la puesta en práctica de un programa experimental que comprendía ensayos con LSD. Entre las cobayas humanas que voluntariamente se sometieron a los experimentos se encontraba el joven novelista Ken Kesey, quien, persuadido del potencial lúdico de la sustancia, comenzó a interesarse vivamente hasta conseguir más y difundir su empleo, convirtiéndose en un verdadero profeta del ácido. En poco tiempo Kesey aglutinó en torno suyo un grupo de personas que anhelaban experimentar los efectos del LSD. Pronto se les conocería como los Merry Pranksters (Alegres Bromistas).”

Cambia la mente y cambiarás el mundo.

Sin embargo las consecuencias no se hicieron esperar, al presentarse casos aislados y en grupo sobre la modificación de la conducta de consumidores de LSD, mariguana y otras drogas, un caso muy mencionado el de Charles Manson, quien formó una especie de comunidad y quienes mataron salvajemente a varias personas entre ella a Sharon Tate, posteriormente vinieron varios hechos delicados, muertes de famosos del mundo de la música, rockeros

Considero que hay otros medios por los que se puede llegar a estos estados, el arte es uno de ellos, la lectura, la comprensión de una ciencia humanista que tiene una gran profundidad como lo es la Filosofía, las religiones (sin llegar al fanatismo), el deporte, el baile, los cuales también producen estados de éxtasis tan fuertes como las drogas, pero esto sucede de manera natural. El organismo genera esa condición de felicidad al igual que muchas otras disciplinas, y una más que es la meditación, la cuál no sólo te da esta sensación de felicidad si no de paz, autoconocimiento, introspección y sanación del alma. No cabe duda que la sensación de paz nos libera de la maldad propia y externa, nos dañamos sin darnos cuenta y dañamos a los que están a nuestros alrededor y necesitamos solucionar de alguna manera esta condición que nos impide vivir en óptimas condiciones mentales y que se reflejan en todo lo que sucede a nuestro alrededor. 

Pero los saltos que da la humanidad nos sorprenden siempre, la capacidad de la mente, la curiosidad, atravesar el umbral de las puertas de la percepción y descubrir dimensiones de conciencia poco visualizadas en nuestra vida diaria, todo ello resulta muy atractivo para mentes que tienen propósitos diferentes en la vida. Respetar su consumo, educar para hacerlo con moderación y también tener la suficiente fortaleza por no dejarse arrastrar por algo que daña no sólo al individuo sino a la comunidad, las familias, los adolescentes. Esa población vulnerable a la que incluso hay que cuidar de ellos mismos. No cabe duda que uno debe ser muy respetuoso de cualquier sustancia desconocida y conducirse con mucha cautela, para no tener que depender de algo que puede sr sumamente tóxico para la vida. La otra parte es la de probar y encontrarte en la profundidad de tu ser, conocer la persona que habita dentro de ti, siempre con respeto, responsabilidad y sabiduría.

La vida es bella y única, el diseño que quieres de ella tú mismo lo realizas, nadie es culpable ni responsable de tus decisiones, las cosas y oportunidades ahí están, las tomas o las rechazas esa es tu decisión. 

Fuentes: https://revistareplicante.com/historia-de-la-psicodelia/