Otro País Noticias, Elia Baltazar, 9 de agosto.-  La próxima elección federal será inédita por el número de cargos públicos que estarán juego, afirma María Marván Laborde, académica del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM y ex consejera del IFE.

“Por supuesto la atención está fija en los que serán candidatos presidenciales, pero todos los partidos y las coaliciones tendrán que nombrar poco más de 3 mil candidatos”, dice.

No todos los mexicanos votarán para elegir representes en esos 3 mil cargos, aclara. “En promedio votaremos para 629 puestos federales en juego, y ese número aumentará en cada uno de los 9 estados donde habrá elecciones locales”.

Serán unas elecciones muy interesantes, afirma. Pero tenemos un problema nuevo en el país: “Nunca habíamos llegado a una elección presidencial con una situación partidaria tan fraccionada como ahora”.

Explica que en el año 2000, cuando ganó Vicente Fox ganó la Presidencia, PAN, PRI y PRD sumaban juntos 90 por ciento de los votos, y en 2015 apenas llegaron a 60 por ciento.

Esta pérdida de votos ha obligado a los partidos a mover fichas y pensar en la posibilidad de un frente amplio opositor o de recurrir a un candidato no militante, como en el caso del PRI.

Ese candidato, afirma, se llama José Antonio Meade, secretario de Hacienda, quien se ha desempeñado ya al frente de otras tres dependencias: Desarrollo Social, Educación y Relaciones Exteriores.

“Están buscando gente de fuera porque, creo yo, realmente sí ven la posibilidad de que Andrés Manuel López Obrador, gane la elección”, dice.

“Lo ven como un rival muy fuerte y muchos partidos, no nada más el PRI, están viendo de qué manera hacerle frente al único candidato que ya está definido. En todos los demás, su candidato está por definirse. Pero no se pueden tardar demasiado”, dice.