*El juez consideró que acceder a la petición sería contrario a todos los procedimientos de seguridad.

De la redacción

Otro País Noticias, México, 8 octubre de 2018.-El juez del juicio contra Joaquín “el Chapo” Guzmán negó su petición de poder abrazar a su esposa Emma Coronel, aunque expresó su simpatía por la solicitud capo y líder del Cártel de Sinaloa.

El pasado martes “el Chapo” Guzmán presentó una carta al juez Brian Cogan, a través de sus abogados, para pedir que le permitiera abrazar a Emma Coronel, la madre de sus dos hijas gemelas, que estuvo con él en algunas audiencias.

El juez rechazó la solicitud luego de consultarla con los agentes federales del cuerpo de US Marshals, responsables de la seguridad del proceso que comenzó el pasado lunes 5 de noviembre

“Han subrayado que acceder a la petición sería contrario a todos los procedimientos de seguridad que se han aplicado”, indicó Cogan, quien preside la corte federal de Nueva York, donde se lleva a cabo el juicio contra Guzmán.

La carta de solicitud, que presentó la abogada Mariel Colón Miró, anotaba que Guzmán deseaba dar a su esposa “un saludo breve y momentáneo que incluya quizás un abrazo”, antes del inicio de los argumentos de apertura, el martes 13 de noviembre.

“Puede ser un breve abrazo en la corte delante de todo el mundo, separados por la barrera. El proceso total no llevaría más que un par de segundos”, decía el documento.

La abogada argumentaba que un abrazo “no plantearía una amenaza a la seguridad” ni “un riesgo de que Guzmán se escape de la corte o incluso de que pase mensajes a su esposa”.

La defensa del “Chapo” ha argumentado que la salud del capo se ha deteriorado debido a su casi total aislamiento. Ese deterioro puede “conducir potencialmente a un problema en su habilidad de asistir efectivamente en su defensa”, estimó la abogada Colón Miró en sus argumentos.

Desde su extradición a Estados Unidos, “el Chapo” sólo ha podido ver a su esposa durante las vistas orales de preparación del juicio y no puede tener contacto con ella porque la Fiscalía teme que pueda utilizarla para enviar mensajes al exterior y pedir algún tipo de acción que ponga en riesgo la integridad de las personas que testificará en su contra.

El juez consideró que las restricciones siguen siendo “razonables”, porque “siguen existiendo las mismas preocupaciones que justificaron su implementación inicialmente”, sobre todo antes de que arranque el juicio.

Guzmán está acusado de 11 cargos de narcotráfico, conspiración y lavado de dinero. El más grave es el que lo señala de operar una organización criminal y que lo mantendría en la cárcel de por vida si lo encuentran culpable.