*Los manifestantes sólo pudieron ver el paso de la caravana oficial de vehículos del presidente Trump

Otro País Noticias, San Diego, EU, 13 de marzo de 2018 (Notimex).- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, realizó una rápida visita a los prototipos de muro en la frontera con San Diego, en donde fue recibido por manifestantes a favor y en contra de esa construcción.

Un estricto sistema de seguridad fue desplegado en el único acceso al camino donde están los prototipos, en el que las autoridades permitieron protestas a más de un kilómetro de distancia de los muros, en un punto donde no es posible ver las estructuras.

De hecho, los manifestantes sólo pudieron ver el paso de la caravana oficial de vehículos del presidente Trump, en medio de gritos, aplausos y rechiflas, a su llegada y poco más de una hora más tarde, cuando se retiró.

Más de un centenar de agentes del Servicio Secreto, del Departamento de Policía de San Diego, del Departamento del Sheriff del condado de San Diego y hasta del equipo de Tácticas Especiales SWAT participaron en la vigilancia.

Desde muy temprano, agentes colocaron vallas en las dos aceras y formaron filas en medio de la calle para evitar que grupos opuestos pudieran enfrentarse, en tal cantidad que por momentos superaban en número a los manifestantes.

Decenas de personas se apostaron en una acera para lanzar consignas a favor del presidente Trump y de la construcción del muro en la frontera con México, mientras que en la otra, decenas de inconformes lanzaron consignas, insultos y reclamos, sin que se llegara a la violencia.

“Vengo a decirle al presidente Trump que está equivocado al deportar a ‘dreamers’ y a tanta gente que le hace tanto bien a este país, y que no son ni criminales ni delincuentes”, señaló Emilio, hijo de padres mexicanos y nacido en San Diego.

Emilio llegó con una bandera de México y otra del estado de California, que los policías le decomisaron como medida de seguridad.

El acapulqueño Javier Cortés, con una camiseta que decía “¿Parezco indocumentado?”, dijo que asistió a la protesta para decir a Trump que está muy equivocado si quiere dividir a este país.

“Él no hace más grande a esta nación porque destruye familias, persigue a la gente y causa miedo y temor, y eso no es ser buen presidente”, reclamó.

“Aunque no lo pude ver, porque pasó muy rápido en la caravana, seguro vio las muestras de protesta que se merece y que le hacen entender que debe cambiar su actitud y su forma de ver a los inmigrantes que han construido a este país”, apuntó.

En las avenidas Enrico, Siempre Viva, y Vía de la Amistad, cercanas al área de la protesta, las autoridades prohibieron estacionarse, así que quienes llegaron tuvieron que caminar grandes distancias en esta área industrial.

El presidente revisó los ocho prototipos de muro que servirán como modelo para su plan de construcción de barreras físicas a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México si recibe los fondos del Congreso.

Las ocho estructuras, de 5.4 metros de ancho por 9.1 metros de altura, empezaron a ser edificadas por constructoras privadas en septiembre pasado y fueron completadas a finales de octubre.

Cuatro de los ocho prototipos del muro fueron construidos de concreto y cuatro de “otros materiales”.

A partir de noviembre, los ocho prototipos empezaron a ser sometidos a pruebas para determinar si cumplen con el objetivo de la administración Trump de frenar cruces ilegales.

Las métricas de desempeño fueron: seguridad para los agentes de la Patrulla Fronteriza, capacidad de impedir ser escalados, capacidad para evitar ser perforados y capacidad de detener el tráfico de objetos o personas.

Las constructoras de los prototipos de concreto fueron Caddell Construction Co. LLC, de Montgomery, Alabama; Fisher Sand & Gravel Co. de Tempe, Arizona; Texas Sterling Construction Co., de Houston, Texas, y W. G. Yates & Sons Construction Company, de Filadelfia, Misisipi.

Las ganadoras de los prototipos de “otros materiales” Caddell Construction Co., KWR Construction, Inc. de Sierra Vista, Arizona; ELTA North America Inc. De Annapolis, Maryland, y W. G. Yates & Sons Construction Company, de Filadelfia, Misisipi. Dos de las empresas ganaron en ambos concursos.

Cada uno de los prototipos tuvo un costo de entre 400 mil y 500 mil dólares. Los fondos para su construcción formaron parte del presupuesto suplementario del Departamento de Seguridad Interna (DHS) del año fiscal 2017.

El propuesto muro será complementario a otros recursos que usará la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) para protección fronteriza, incluidos sensores, cámaras de vigilancia, torres de comunicación, iluminación e infraestructura.

La administración Trump solicitó en febrero pasado al Congreso un presupuesto de 25 mil millones de dólares para la seguridad fronteriza, 18 mil millones de los cuales corresponderían al proyecto de construcción de un muro en un lapso de 10 años.

El Congreso de Estados Unidos no ha aprobado ningún recurso para la edificación del muro propuesto por Trump durante su campaña presidencial.

Trump anunció este mes que aplazará la construcción de un tramo del muro fronterizo en el área de San Diego, hasta que cuente con la aprobación completa de su proyecto.

El estado de California y una coalición de otros grupos habían demandado al gobierno federal desafiando los planes de la administración Trump de no aplicar las leyes ambientales para acelerar la construcción de un nuevo muro fronterizo.

El tribunal otorgó la moción del acusado para un juicio sumario, permitiendo que se construyan unos 27 kilómetros de muros fronterizos al sureste de San Diego.

El presidente fue trasladado a Los Ángeles, en donde esta noche asistirá a un evento de recaudación de fondos del Partido Republicano en Beverly Hills, y en donde también fueron anunciadas protestas de varios grupos.