*En su discurso pidió una reunión con directivos de empresas europeas que operan en su país para un “nuevo comienzo” en materia de relaciones e inversiones.

Otro País Noticias, Caracas, 24 de mayo (EFE).- El presidente reelegido Nicolás Maduro juró hoy ante la oficialista Asamblea Nacional Constituyente (ANC) de Venezuela para el periodo 2019-2025, adelantando una ceremonia que debía tener lugar en enero y en el Parlamento, de mayoría opositora, instancia que fue declarada en desacato.

“Juro”, respondió Maduro a la presidenta de la ANC, Delcy Rodríguez, sobre si hará cumplir las leyes de la República, “ser leal al mandato del pueblo” y “fortalecer el carácter antiimperialista y antioligárgico de la revolución bolivariana y del carácter socialista de este profundo proceso de transformación”.

Maduro fue reelegido el pasado domingo al recibir 6.224.040 apoyos de los 9.132.655 de venezolanos que participaron en las votaciones, un 46,02 % del censo electoral en unos comicios con la menor participación de la historia del país.

El también presidente del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) juró “promover la unión nacional, el encuentro y la reconciliación del pueblo de Venezuela” y ser “leal al legado histórico” del Libertador Simón Bolívar y del comandante Hugo Chávez, su padre político.

Poco antes la ANC aprobó un decreto, leído por Rodríguez, en el que reafirmó que el presidente deberá, pese al acto de hoy, “prestar juramento y tomar posesión de su cargo el próximo 10 de enero de 2019 de conformidad con el articulo 231 de la Constitución de la República”.

En los comicios del 20 de mayo no participó la principal coalición opositora, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), ya que consideró que las condiciones no eran justas ni transparentes y por las que las calificó de fraudulentas e “inexistentes”.

Esta postura y argumentos fueron apoyados por, entre otros, Estados Unidos, el Parlamento Europeo (PE) y el Grupo de Lima, formado por más de una decena de países americanos, entre otros.

En su discurso como jefe de Estado reelegido, admitió que su gobierno no está haciendo las “cosas bien” y pidió una “rectificación profunda” y “una transformación del liderazgo de la revolución”.

“Lo primero que llamo es una transformación del liderazgo de la revolución, una transformación de jefatura de la revolución, no estamos haciendo lo suficiente ni lo estamos haciendo bien, hay cosas buenas que hacemos, pero no quiere decir que las estamos haciendo bien ni estamos haciendo lo suficiente. No”, dijo Maduro.

Tras tomar juramento, el jefe de Estado venezolano se dirigió al país para llamar “a todos y a todas a hacerlo todo de nuevo” y pidió a sus ministros, alcaldes y gobernadores “mejorar la calidad” de su trabajo.

El mandatario venezolano, que aseguró que su gobierno iniciado en 2013 se ha visto marcado por un “acoso” y “persecución imperialista”, indicó que en este nuevo período no se pueden tener “excusas” para atender los problemas de la población pues, afirmó, que el oficialismo tiene “todo el poder político” del país. “Vamos a remar todos juntos, yo le pido apoyo al pueblo de Venezuela”, agregó.

Venezuela se encuentra sumergida en una profunda crisis económica, con una inflación acumulada de 897,2 %, según la última cifra del Parlamento controlado por la oposición, y que se ha encargado de informar estos datos ante el silencio del Banco Central que no publica desde 2015.

En medio de esta crisis el país también vive una escasez de medicinas, alimentos y dinero en efectivo, además de fallas en los servicios públicos, de transporte y de salud.

Venezuela además vive una crisis a nivel político en la que los principales líderes de oposición y partidos han sido inhabilitados o apresados, a lo que se suma que el antichavismo no reconoce la reelección de Maduro posición que apoyan varios países latinoamericanos.

Maduro además pidió hoy una reunión con directivos de las empresas europeas que operan en el país caribeño para un “nuevo comienzo” en materia de relaciones e inversiones.

“Yo quiero recibir a uno por uno de los presidentes o de los directivos de las empresas europeas que vengan, y así lo digo para las empresas de Asia, de Rusia, de China, de Bielorrusia, de Irán, de América Latina, del Caribe”, dijo el.

En su discurso, Maduro manifestó su deseo de “escuchar a los sectores empresariales” nacionales e internacionales para “tenderles la mano para un nuevo comienzo”.